• Por AlohaCriticón

La mitad del mundo no puede comprender los placeres de la otra mitad.

Si hay una facultad de nuestra naturaleza que puede considerarse maravillosa, esa es la memoria.

Siempre es incompresible para un hombre ver como una mujer rechaza una oferta de matrimonio.

No quiero que la gente sea agradable, así me ahorra el problema de cogerles cariño.

La imaginación de una mujer es excesivamente rápida. En un momento salta de la admiración al amor y del amor al matrimonio.

Las tonterías dejan de serlo cuando son realizadas de forma atrevida por gente con sensibilidad.

La felicidad en el matrimonio depende enteramente de la suerte.

He sido un ser egoísta toda mi vida, no en teoría, pero sí en la práctica.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Jane Austen

Te puede interesar