• Por AlohaCriticón

BONNIE Y CLYDE (1967)

Director: Arthur Penn.

Intérpretes: Warren Beatty, Faye Dunaway, Gene Hackman, Michael J. Pollard.

Estados Unidos, años 30, en plena depresión económica. Bonnie

Parker (Faye Dunaway) es una joven camarera de existencia aburrida cuya vida cambiará el día que conoce a Clyde Barrow (Warren Beatty). Ambos deciden formar la que sería la pareja de atracadores más buscada de

Norteamérica. Posteriormente se les iran uniendo el joven mecánico de

coches, C. W. Moss (Michael J. Pollard), el hermano de Clyde, Buck Barrow

(Gene Hackman) y su nerviosa mujer, Blande (Estelle Parsons).

A partir de unos personajes reales y con un sólido guión de David Newman y Robert Benton

(posteriormente tambien realizador de títulos interesantes como “Kramer

contra Kramer”), Arthur Penn crea una rotunda obra maestra. La habilidad de Penn a la hora de manejar a sus personajes en

su debido momento es sobrecogedora y demuestra su increíble capacidad

narrativa para ocupar sin altibajos las casi dos horas que dura el filme a

pesar de lo escaso de su historia. Penn usa aquí un estilo más propio del

cine europeo que del norteamericano de aquella época con secuencias de una

delicadísima intensidad y una fotografía realmente soberbia (esta última

galardonada con un Oscar). Francamente es una grata sorpresa el ver como

este habilidoso director es capaz de filmar una escena de amor entre Bonnie

& Clyde con la misma habilidad y maestría que un atraco a uno (de los

muchos) bancos es robado por la pareja. Y todo ello aderezado con un toque

tan personal como innovador.

La pareja protagonista, tanto Dunaway en el papel de Bonnie y Beatty en el

papel de Clyde, es maravillosa y no se me ocurriría alguna otra pareja de

aquel entonces para encarnar a dichos personajes. Parece como si ambos

personajes hubieran sido escritos para ellos. Tambien es digno de mención el

trabajo de Gene Hackman que, aunque escaso en metraje, es muy de agradecer

respecto a interpretación. Mención aparte el personaje de la histérica

cuñada de Clyde, encarnado por una Estelle Parsons que fue premiada en los

Oscars de aquel año como mejor actriz secundaria.

La sensación de encontrarnos ante un Romeo y una Julieta incomprendidos por

el mundo que les rodea, revelandos finalmente contra el propio

sistema que les limita es simplemente maravillosa, siendo la base de una

historia con mucha fuerza que mezcla violencia, humor (propiciado por una

sorprendente aparición de ¡Gene Wilder!) y una cierta cantidad de erotismo y

dramatismo.

En su desarrollo vamos viendo (como si de una especie de Road-Movie se tratara)

como estos dos rebeldes se organizan poco a poco y como a medida que va

pasando el tiempo, su relación se va estableciendo más y más.

Penn introduce muchas secuencias de robos y asaltos, pero lo hace con

sabiduría, sabiendo que despues de estas escenas, es necesario profundizar

en la personalidad e indagar en los intereses de cada personaje, salvando

esta película del genero de acción y transportándola a un género que va

mucho más allá: el melodramático. Además se sirve del contexto de la

película (Estados Unidos, años 30) para hacer una auténtica recreación de

como era el país por aquel entonces.

Cualquier halago es poco, “Bonnie & Clyde” supone en mi opinión una de las

mayores joyas que ha propiciado el cine americano en los últimos 50 años y

una de las obras cumbres del cine gansteril (al que tanto amo), a la altura

de títulos tan descatables como “Scarface”, “El Padrino” (ya posterior a

esta película) o “Uno de los Nuestros” (como pueden comprobar, auténticas

palabras mayores de este tipo de cine). Sin duda alguna esta película no

envejece con el paso del tiempo y se mantiene fresca e impactante como en el

primer día, lo que propiciará que posteriores generaciones podrán verla sin

reparos y sin que les importe mucho el hecho de que estén viendo una

película “carca” (así podrían descubrir que el cine va mucho más allá de

películas como “A todo Gas”, “American Pie” y todas sus respectivas

secuelas). Una auténtica obra maestra que eleva al cine a la categoría de

arte en estado puro.

Juan Francisco Fernández

Enlaces

Arthur Penn

Faye Dunaway

Gene Hackman

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:23    Promedio:4.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar