• Por Antonio Méndez

david bowie heroes album cover portada criticaCrítica

Con “Heroes” David Bowie dejó atrás su período glam y su autodenominada fase de plastic soul para profundizar y experimentar en los sonidos electrónicos junto a su amigo Brian Eno, excomponente de Roxy Music.

david bowie back cover contraportada disco album review heroes
La mejor ciudad para inspirarse en este tipo de universos sónicos sin duda era Berlín, capital germana y patria de los Kraftwerk, en donde grabó la denominada “Trilogía de Berlín” comenzada con “Low” y finalizada con “Lodger”. En medio se encuentra “Heroes”.

Este es un disco dividido en seis canciones y cuatro piezas instrumentales que claramente definen la aportación de cada artista en el LP.

El álbum se inicia con dos canciones tecno-pop tituladas “Beauty And The Beast” y “Joe The Lion”, temas de ritmos bailables y letras un tanto absurdas en composiciones musicales bastante mediocres e iterativas destacadas por el tratamiento en las texturas sónicas.

El mejor corte del LP es su tercer tema, “Heroes”, excelente, romántica balada convertida en clásico dentro del extenso repertorio del camaleón con tempo hipnótico y una intensa emocionalidad.

Otras piezas de este sobrevalorado disco son “Sons Of The Silent Age”, un disfrutable pero tema menor con logradas armonías de Bowie, Tony Visconti, Brian Eno y Antonia Maas, y “Blackout”, una intrascendente canción con un buen tratamiento a la guitarras de Robert Fripp y Carlos Alomar.

El recorrido de este álbum está plagado de sintetizadores interpretados por Eno cuyo sonido encantará a los aficionados a este tipo de instrumentos pero puede dejar indiferente al degustador del Bowie en su etapa Ziggy Stardust.

La última canción del disco es “The Secret Life Of Arabia”, elegante aunque poco destacada melodía pop con trazos funk y coros de Antonia Maas.

La aportación principal de Brian Eno se encuentra en la segunda mitad del álbum co-escrita en buena parte entre Bowie y el ex Roxy Music (al igual que “Heroes”). Crean un tributo a Florian Schneider (miembro de Kraftwerk) con “V-2 Schneider” y desarrollan valiosos pasajes ambientales a lo largo de estimables piezas atmosféricas de corte futurista y apocalíptico como “Sense Of Doubts” o “Moss Gardens”.

A destacar el fenomenal trabajo en todo el album del guitarrista Robert Fripp, líder de los King Crimson, quien eleva en ciertos pasajes la flojedad de muchas composiciones. La producción está compartida por Bowie (quien también se luce a veces con el saxo) y Tony Visconti.

Ir a la biografía AlohaPopRock-AlohaCriticón de David Bowie