• Por Antonio Méndez

iggy-pop-post-pop-depressiomPoco entusiasmo ha levantado la carrera en solitario de Iggy Pop tras sus memorables trabajos de los años 70 con David Bowie, “The Idiot”, y “Lust For Life”, y sus previos LPs con los Stooges.

Josh Homme (Queens Of The Stone Age, Eagles Of Death Metal…) se asoció como productor y arreglista con Iggy para grabar “Post-Pop Depression”, un álbum de mediana entidad que contó también con las colaboraciones de Matt Helders, componente de los Arctic Monkeys, en la batería, y de Dean Fertita, multi-instrumentista (bajo, moog, piano, guitarra…), que ha tocado tanto con los Queens Of The Stone Age como con los Dead Weather.

Entrar en tu corazón. Penetrarte. Un blues rock en tempo lento inicia el álbum con “Break Into Your Heart”… voy a arrastrarme por tu piel… Josh con la slide, Fertita en el piano, y la lóbrega voz de barítono crooner de Iggy. Pieza monótona con amenaza “sexy” que en algún tramo suena a los Doors.

Las similitudes con Bowie son constantes en todo el LP. “Gardenia” parece un corte del David Bowie de la etapa ochentera de “Let’s Dance”… diosa negra con chubasquero desgastado… ¿dónde estás esta noche?… Iggy en modo sofisticado y sexual dance-funk, medio tiempo melódico con un destacado bajo tocado por Josh Homme. Pegadizo estribillo.

Esta es “China Girl”. No, no es. Homme interpreta el vibráfono, el bajo y la steel box en otro medio tiempo, “American Valhalla”, buen corte con pretensiones art rock y sombría atmósfera. Iggy Pop en busca de su valhalla. Si se pasa, avísalo, “grítame”. El destino inevitable para todos es la muerte.

iggy-pop-josh-homme-fotosRock gótico con “In The Lobby”. Tengo que romper la cadena zen. Me ahoga. Océano de cuerpos. No los encuentro. No quiero perder mi vida esta noche. Ni nadie. Sigo a mi sombra. Oscura, con punteos blues rock, bajo funk, percusión tribal. Esta canción podrían haberla grabado los Sisters Of Mercy a mediados de los años 80.

“Sunday” es el corte más ambicioso del disco. Se inicia como un tema bailable con tanta influencia de la new wave de los Duran Duran como de los sonidos disco de Giorgio Moroder, incluyendo riffs al estilo Stones, voces a lo Pointer Sisters y un texto de desilusión, de desagrado existencial… conseguí todo lo que quería y eso me está matando, todo es una mascarada, los días pasan y al final… el domingo… llegó… para terminar con una coda con arreglos orquestales de viento y cuerda. Tiene tramos brillantes.

“Vulture” es la canción más desnuda del álbum. Guitarra acústica, base blues, evocación de película de spaghetti western… hay un buitre gordo y negro, mastica carne muerta, huele a muerte… alegoría con Iggy en plan Tom Waits. La imaginería tiene cierto empaque, pero la canción, con toque flamenco final, termina siendo un coñazo.

Tampoco entusiasma “German Days”. Los arreglos, mezclando el funk rock de Led Zeppelin con el post-punk y una ejecución teatral, glam, son interesantes, pero la canción es cansina, sin las variantes deseables que apuntaba en su buen comienzo.

La parte final despide el LP de forma satisfactoria. “Chocolate Drops” es un elegante medio tiempo, un pop sofisticado con influencias soul en donde Iggy, con ironía, convierte metafóricamente la mierda en chocolate, en esa mierda convertida en chocolate para consumo.

“Paraguay” se inicia como un góspel con armonías a capela antes de progresar en un melódico pop-rock sobre escapismo con un “la, la, la” que nos recuerda a “The Passenger” antes de un parloteo con fondo de potente sonido garajero blues rock. 6 minutos. Los animales salvajes hacen lo que quieren (o pueden), no piensan, nunca preguntan por qué, lo hacen… El ser humano deshumanizado ante las máquinas, el individuo creyéndose libre manejando tecnología cuando está más dirigido y controlado que nunca… quiero vivir una vida donde no haya tanto “conocimiento”, tumbarme bajo los árboles. Discurso tópico, pero real. Vivir instintivamente.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Iggy Pop