• Por Antonio Méndez

Crítica

Parece como si en esta primera etapa de los Status Quo, la más inventiva, imaginativa y desconocida de toda su carrera, tuviesen como fijación, además de a los omnipresentes Beatles, a bandas como The Move o los Bee Gees lisérgicos y los fantásticos LPs grabados por los hermanos Gibb en la década de los 60, trabajos como “Idea”, “Horizontal” u “Odessa”.

Tras su imprescindible “Picturesque Matchstickable from The Status Quo”, el grupo británico prosiguió con este “Spare Parts” su andadura dentro del pop psicodélico con temas de excelente trato melódico, guitarras ácidas, sofisticados arreglos orquestales a cargo de John Schroeder, con vientos y cuerdas arropando unas piezas de naturaleza melancólica, taciturna.

Historias de mujeres sin alma, relatos oníricos de amores imposibles, reflexiones sobre la muerte en un mundo sin compasión, retratos de desesperación, abandono y amargura… se dan cita en este infravalorado álbum, en el que es el bajista Alan Lancaster (en ocasiones con Bob Young) quien se luce escribiendo los mejores cortes propios, como la simpática “Antique Angelique”, la psicodélica “When I Awake”, la extraordinaria y triste balada “So Ends Another Life” o la magistral “Nothing At All”, abatida canción escrita entre Lancaster, Young y el teclista Roy Lynes, de una riqueza compositiva y una profundidad emocional que convierte al tema en uno de los mejores temas jamás grabados por Status Quo en toda su carrera.

El dúo Parfitt/Rossi escribe los apreciables temas “Face Without Sul”, corte de vivaz ritmo, y “Poor Old Man”, miramiento compasivo y solidario a la vejez, ambas piezas ornamentadas con un exquisito mimo en producción y arreglos vocales e instrumentales. En “Little Miss Nothing” retoman la ascendencia de los hermanos Gibb, tan diáfana en todo el álbum.

Recogen también un corte escrito por Carole King/Gerry Goffin “You’re Just What I Was Looking For Today” (grabado con anterioridad por los Everly Brothers y Them), con armonías y un hálito psicodélico que recuerda a temas del “Notorious Byrds Brothers” de los Byrds.

Anthony King, habitual colaborador en la escritura de los grupos con los que colabora Schroeder, escribe tres cortes, una pieza pop muy al estilo de los primeros Bee Gees, el single “Are You Growing Tired Of My Love” (en cuyo estribillo parece asomar la lastimera vocalidad de Robin Gibb), “Mr. Mind Detector”, el tema más experimental, ambicioso y psicodélico del disco, con influencias lenonianas, y “Velvet Curtains”, pegadiza canción pop de apreciable melodía y agradable escucha con el usual texto de ruptura sentimental.

El éxito en ventas les sería esquivo con este trabajo y con el tiempo trocarían la inventiva compositiva de esta etapa por el correoso boogie rock que tanto triunfos comerciales le ha proporcionado.

Ir a la biografía AlohaCriticón de los Status Quo

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:15    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar