• Por Javier Platas

Crítica

Grupo ilustrativo del movimiento mod británico con gran propensión por el R&B y el soul, los Small Faces ejecutaban vibrantes sonidos con influencia de sus maestros negros. Uno de ellos, Sam Cooke y su tema “Shake”, les sirve para comenzar de manera frenética este primer y estupendo LP de su carrera.

Basando sus sonidos en la excitante y rugosa capacidad vocal de su guitarrista y principal cantante Steve Marriott en sinergia con el bajista Ronnie Lane, el teclista Ian McLagan (con pasajes de órgano de Jimmy Winston) y el fenomenal batería Kenny Jones, capaz de competir con su colega Keith Moon (The Who) y que ofrece brillos de su talento en temas como “Come On Children”.

Kenny Lynch, compositor de la Decca, les escribe estupendas canciones como “You’d Better Believe Me” y sobre todo, dos de sus obras mayores, “Sorry, She’s Mine” y “Sha La-la-la-lee”, tema de pegadizo estribillo co-escrito con Mort Shuman que se convirtió en el primer gran éxito de la banda.

La composición del productor Ian Samwell “Watcha Gonna Do About It?” fue el espectacular arranque de la discografía de este grupo de significativo arrojo vocal e instrumental con sonidos R&B, pop soul y garajeros.

El siempre musculoso bajo de Lane se anaboliza de forma admirable en la composición propia “It’s Too Late”. Junto a la poderosa batería de Jones, Ronnie crea una base rítmica verdaderamente enérgica a lo largo de todo el LP.

Los Small Faces incluyeron en su debut en disco grande siete temas propios. Junto a los citados “Come On Children” e “It’s Too Late” los más destacados son “One Night Stand”, “Don’t Stop What You’re Doing” y “You Need Loving”, vitaminadas piezas mod-pop de vigorosa instrumentación.

Ir a la biografía AlohaCriticón de The Small Faces