• Por AlohaCriticón

MYRNA LOY

(1905-1993)

Medía 1’68.

Una de las estrellas más importantes del cine de Hollywood en la década de los 30, Myrna Loy (de nombre real Myrna Adele Williams) nació el 2 de agosto de 1905 en Radersburg, Montana (Estados Unidos).

Cuando falleció su padre en 1918, su familia se trasladó a Los Ángeles. Después de estudiar danza, Myrna inició su carrera en el mundo del espectáculo participando en varias producciones de teatro. Una noche que actuaba fue contemplada por el gran divo del cine mudo Rodolfo Valentino, apoyo esencial para su ingreso en el mundo del cine a mediados de los años 20.

El físico moreno de Myrna le encasillaba principalmente en su etapa muda en seductores papeles exóticos, apareciedo en películas como “Ben-Hur” (1925) de Fred Niblo, “Don Juan” (1926) de Alan Crosland o “De carbonero a gran señor” (1926) dirigida por Lewis Milestone.

Myrna supo superar la difícil transición del cine mudo al sonoro e incluso participó en la primera producción hablada de la historia, “El cantor de Jazz” (1927), un film dirigido por Alan Crosland.

En los años 30 suavizaría su imagen de vampiresa y con la serie de “The thin man” se convirtió en la perfecta esposa.

Las mejores películas protagonizadas por Myrna Loy en la primera mitad de la década de los 30 fueron “Un yanqui en la corte del rey Arturo” (1931) de David Butler, “Emma” (1932) de Clarence Brown, “Amame esta noche” (1932) de Rouben Mamoulian o “La máscara de Fu-Manchú” (1932) de Charles Brabin.

Su papel más recordado es el de Nora Charles en la película de Van Dyke “La cena de los acusados” (1934), una película co-protagonizada por William Powell.

La pareja Loy/Powell se convirtió en una de las favoritas del público de la época compareciendo en la pantalla posteriormente como Nora Charles en una serie de títulos más como “Ella, él y Asta” (1936), “Otra reunión de acusados” (1939), “Shadow of the thin man” (1941), “The thin man goes home” (1944) y “Song of the thin man” (1946).

En el año 1937 Myrna se casó por primera vez con el productor Arthur Hornblow Jr. El matrimonio duró hasta 1942; ese mismo año contrajo matrimonio con John Hertz Jr., de quien terminó separándose en 1944. En 1946 se casó con su tercer marido, el guionista Gene Markey. De nuevo, el matrimonio no tuvo la continuidad esperada y Myrna y Markey se divorciaron en 1950.

Durante toda la segunda mitad de los años 30 Myrna Loy (además de la referida serie dedicada al “Thin man”), se convirtió en una de las actrices más respetadas de su tiempo (le denominaban “La reina de Hollywood”) gracias a títulos como “El enemigo público número 1” (1934), melodrama de Van Dyke en el que también aparece William Powell y Clark Gable, “Estrictamente confidencial” (1934) de Frank Capra, “Entre esposa y secretaria” (1936) de Clarence Brown, “Jaque al rey” (1936) de Sam Wood, “El gran Ziegfeld” (1936) de Robert Leonard, “Piloto de pruebas” (1938) de Victor Fleming o “Man Proof” (1938) dirigida por el prolífico Richard Thorpe.

Los años 40 fueron menos prolíficos para Myrna pero nada desdeñables pues intervino en estimables películas. “Te quiero otra vez” (1940) de Van Dyke, “Mi marido está loco” (1941) de Jack Conway, “Los mejores años de nuestra vida” (1946) de William Wyler, “El solterón y la menor” (1947) de Irving Reis, “Los Blanding ya tienen casa” (1948) de H. C. Potter o “El pony rojo” (1949), película realizada por Lewis Milestone se encuentran entre sus títulos más populares de toda su carrera.

En 1951 se casó con Howland H. Sergeant, con quien convivió durante nueve años. En 1960 se divorciaron y nunca más Myrna volvió a contraer matrimonio.

En cuanto a su vida profesional, Myrna sufrió el normal declive comercial que toda gran estrella padece con el paso de los años, interviniendo en escasos y poco memorables títulos cinematográficos y encontrando acomodo principalmente en producciones televisivas.

Su principal actuación en esta parte final de su vida fue de carácter social e incluso política, trabajando por causas humanitarias en organizaciones como la ONU.

En 1990 le fue concedido un Oscar honorífico por toda su espléndida carrera y el 14 de diciembre de 1993 falleció en Nueva York. Tenía 88 años.

Películas criticadas

El solterón y la menor (1947)

Los Blandings ya tienen casa (1948)



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies