• Por Antonio Méndez


Dirección: Eric Brevig.
Intérpretes: Brendan Fraser, Josh Hutcherson, Anita Briem, Seth Meyers.

Película basada en una novela de Julio Verne (“Viaje Al Centro De La Tierra”, Editorial Akal). Con guión de Michael Weiss (“Tentáculos Asesinos”, “Devastación”), Jennifer Flackett (“La Isla De Nim”, “Pequeño Manhattan”) y Mark Levin (“La Isla De Nim”, “Wimbledon”). Con producciónn de Brendan Fraser.

Sinopsis

Trevor Anderson (Brendan Fraser) es un científico que viaja a Islandia en compañía de su sobrino Sean (Josh Hutcherson) y la guía del lugar Hannah (Anita Briem). Su objetivo es penetrar en la Tierra y descubrir los secretos del interior del planeta.

Crítica

viaje-al-centro-de-la-tierra-peliculaEric Brevig, especialista en efectos visuales en películas como “Desafío Total”, “El Día De Mañana”, “La Isla” o “Wild Wild West”, debutó como director cinematográfico con esta aventura subterránea rodada en 3-D.

La gracia de las tres dimensiones puede estimular el ánimo a algunos con regulares planos orientados a excitar sus sensaciones, sea lanzando a cámara un yo-yo o el agua de las gárgaras mañaneras. Más allá de eso la película es pura rutina de gritos y periplos acelerados por tierra, mar y aire.

Los personajes se ponen rápidamente en marcha tras una mínima introducción de caracteres. En un par de escenas la película nos sitúa desde la cama del profesor Brendan Fraser hasta el presunto centro terráqueo, lugar en donde a los protagonistas incluso les llega a sonar el móvil. Una maravilla de cobertura.

Aunque basada en la famosa novela homónima de Julio Verne, llevada al cine y a la television en varias ocasiones (por ejemplo Henry Levin con James Mason en la parte final de los años 50), la película de Brevig no es un reflejo fiel de la obra literaria, sino que parte de anotaciones de un personaje ausente en el referido libro del visionario Verne.

Despachamos las primeras exposiciones familiares con un par de pobres diálogos (pero bastante mejores que los venideros), nos montamos en un avión (en donde tienen conexion Internet) y nos largamos al volcán para compatir con el trío protagonista de la mala leche de un ágil dinosaurio, del colorido lumínico de varios pájaros, de unas plantas carnívoras y de unos peces con bocas poco amistosas.

Como era previsible, Brevig vuelca sus aptitudes en los coloristas efectos visuales, ya que la historia no da para mucho y aburre sobremanera con un concatenado chillón de situaciones que nos convierte en voyeurs pasivos de un parque de atracciones.

Fichas en AlohaCriticón

Brendan Fraser
Josh Hutcherson