• Por Javier Platas

Crítica

Desde una provocativa estética glam y agitando agresivamente en una coctelera sónica influencias de los Stooges, la Velvet Underground, David Bowie, los Rolling Stones o los pioneros del rock’n’roll como Chuck Berry o Little Richard, este disco debut de los New York Dolls supuso toda una sensación en su época, principalmente por la vehemente ejecución vocal de David Johansen y la fortaleza instrumental de la banda liderada por la guitarra de Johnny Thunders (al estilo del gran Keith Richards), además de por su capacidad de hallazgo, desde atribuciones ajenas, actitudes y músicas que marcaron épocas posteriores del rock.

Con producción de Todd Rundgren, “New York Dolls” presenta una rugosidad y fuerza excitante que define bien el sonido proto-punk, precursor de la resonancia desarrollada por las futuras bandas británicas que arrasaron entre la juventud mundial a finales de los años 70.

Temas de belicosa factura y enérgica apostura como “Personality Crisis”, “Looking For a Kiss”, “Frankenstein”, “Trash”, “Bad Girl”, “Pills” (una versión de Bo Diddley), “Private World” o “Jet Boy” derrochan tanta ardor e ímpetu que no dejarán indiferente al amante del rock de elevada intensidad.

Ir a la biografía AlohaCriticón de New York Dolls

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar