• Por Antonio Méndez

ramones rocket to russia cover portada album reviewCrítica

Si los Ramones no existieran habría que inventarlos. Fueron esenciales para sacar a la música rock del amodorramiento y la pretenciosidad en la que se había (en gran parte) instalado y regresaron a las raíces del rock y el pop de los años 50 y 60. Sus simples y melódicos sonidos se desataron con una velocidad y rabia endiablada, convirtiendo muchos de sus pegadizos temas en himnos e influyendo notablemente en el fenómeno punk británico del 77. “Rocket to Russia” fue su tercer álbum y uno de sus trabajos más conseguidos y recomendados.

Desde “Cretin Hop” hasta “Teenage Lobotomy” o “I Can’t Give You Anything”, desde “Ramona” hasta “Rockaway Beach”, o desde “Here Today Gone Tomorrow” hasta “Sheena is a Punk Rocker”, pasando por su homenaje a una de sus músicas preferidas, el surf (clara influencia en su composición y muy apreciable en todo este LP) con la versión de los Trashmen “Surfin’ Bird”, el disco es un estupendo ejemplo de sonoridad bubblegum-punk-pop-surf, directa, fresca, divertida y estimulante, características y emociones básicas transferidas por casi todos los discos de la banda de Nueva York.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Ramones