• Por AlohaCriticón

amen cartel poster reviewAMEN (2002)

Director: Constantin Costa-Gavras

Intérpretes: Ulrich Tukur, Mathieu Kassovitz, Ulrich Mühe, Michel Duchaussoy.

Ver una película de Costa-Gavras, es adentrarse en la mirada crítica ante el poder establecido. Todos recordamos a Sissy Spacek y Jack Lemon en la triste y cruda “Missing” acerca de la conexión de la CIA en el golpe de estado de Pinochet en Chile, o la siempre correcta interpretación de Jessica Lange en “La Caja de Música”, película que guarda cierta relación con la que hoy nos ocupa desde la dimensión histórica del nazismo en Europa, y que trataba el siempre amargo descubrimiento de que tú padre fue un asesino de cientos de personas.

Ahora nos llega, con más de un año de retraso, Amén. Una película sobre la conciencia. La conciencia que toman los dos protagonistas de este film sobre el silencio o falta de conciencia de los ciudadanos alemanes durante los años del nazismo, y el silencio o falta de conciencia del Vaticano al no condenar el régimen y los crímenes nazis.

Costa-Gavras dibuja las figura del coronel nazi Gerstein y el sacerdote jesuita Riccardo Fontana de un modo que quizás se pueda tachar de estereotipante ante una Europa que cerraba los ojos.

Gerstein, cristiano, descubre de repente que su ejercito, el nazi está exterminando judios con un producto que el proporciona como medico militar. Su conciencia le lleva a intentar denunciar lo que ellos mismos están haciendo.Como cristiano trata de que el Vaticano se involucre, pero sólo un Jesuita (brillante interpretación de Mathieu Kassovitz) le cree.

Ambos tratarán de que el Papa Pio XII condene el exterminio pero la iglesia sólo habla de paciencia y diplomacia, virtudes que parecen teologales. Gerstein tambien intenta que sus más allegados se enteren de lo que su propio ejercito está haciendo pero sólo oye voces de mentira, imposibilidad y un cerrar de ojos ante lo que todos veían: los judíos estaban siendo asesinados.

En esta historia hay un vencedor que es el Doctor Nazi alemán que pide asilo en Argentina ante el Vaticano y que al final se le concede.

El vencedor es pues un hombre sin conciencia, sin conciencia cristiana, por supuesto, porque ese el tema de la película: sirve de algo tener conciencia (entendida al modo cristiano) sino se llega hasta el fondo de la denuncia.

La característica más importante de la conciencia cristiana es su matiz interior, su matiz personal, y ese es el gran error de la conciencia cristiana y de los personajes que la representan en Amén.

Sólo desde una conciencia política y de una lucha política se pudo haber combatido el vergonzoso silencio de los alemanes y del Vaticano, porque desde las posiciones cristianas individuales sólo se consiguen respuestas de silencio, respuestas que son desgraciadamente la última palabra, el último amén, después de “amén” no hay nada.

Rubén J Gutiérrez d’Aster

Enlaces

Costa-Gavras

Ulrich Mühe


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:24    Promedio:4.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies