• Por AlohaCriticón


Dirección: Martin Scorsese.
Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Daniel Day Lewis, Cameron Diaz, Liam Neeson.

Con guión de Jay Cocks (“Días Extraños”, “La Edad De La Inocencia”), Kenneth Lonergan (“Una Terapia Peligrosa”, “Puedes Contar Conmigo”) y Steven Zaillian (“Jack El Oso”, “La Lista De Schlinder”).

Sinopsis

Nueva York, 1860. Tras abandonar una casa de acogida, el joven de origen irlandés Amsterdam Vallon (Leonardo DiCaprio) retorna a Five Points para vengar la muerte de su padre (Liam Neeson), el respetado líder de los denominados “Conejos muertos”. Su objetivo será Bill El Carnicero (Daniel Day-Lewis), cabecilla del grupo “Nativista” que se ha convertido en el personaje más poderoso del vecindario.

Crítica

Si hay un cineasta, junto a Woody Allen, que mejor y más constantemente ha utilizado una ciudad como escenario físico para, en las situaciones y personajes creados en ese contexto geográfico determinado, plasmar sus perspectivas vitales y filosóficas y retratar un muestrario de caracteres de proverbial paroxismo y exaltación, naturaleza similar a sus apasionadas historias, ése es Martin Scorsese, uno de los autores más importantes del panorama cinematográfico contemporáneo.

gangs-of-new-york-fotoEn “Gangs of New York”, Scorsese utiliza el clásico tema de la venganza para retrotraernos a la Gran Manzana de la segunda mitad del siglo XIX, intentando dotar al relato de un sentido épico similar al ofertado por el maestro italiano Sergio Leone, y apuntalando los cimientos de la génesis de una metrópoli y un país contruido en base a un heterogéneo encuentro y conflicto, marcado por una difícil emulsión sociocultural con la violencia y la xenofobia en primer término.

El extraordinario estilo visual del director italoamericano, y el soberbio trabajo en la dirección artístic,a no pueden empañar algunos puntos que hacen flaquear este y cualquier título cinematográfico, como la falta de eficacia rítmica en muchos de sus pasajes, derivada a buen seguro de la problemática en su larga gestación, la inclusión de un aspecto amoroso sin verdadera valía sentimental, la necesidad de un mayor ahondamiento y desarrollo en los caracteres, y un superior énfasis emocional en toda la película (argumento y personajes), que elevara al conjunto más allá de su interesante pero vacua perspectiva histórica.

En cuanto a las interpretaciones, efectivos trabajos por parte de Leonardo DiCaprio y Cameron Diaz, dentro de la escasa capacidad de trazo en los personajes que delimita el guión, y excelente Daniel Day-Lewis, uno de los actores de mayor talento de su generación, quien sabe dotar a su papel de villano una dimensión más allá del arquetipo, otorgando con su actuación lo más valioso de esta película.

Fichas en AlohaCriticón

Martin Scorsese
Leonardo DiCaprio
Daniel Day-Lewis
Cameron Diaz
Liam Neeson
Jim Broadbent
Brendan Gleeson
John C. Reilly
Barbara Bouchet
Henry Thomas


“Gangs of New York” es venganza, pasión, la lucha por los ideales, el combate eterno del hombre con su conciencia,… pero, sobre todo, son los primeros latidos del corazón de Estados Unidos, los primeros pasos de una ciudad marcada por la violencia, la ira y, sin duda, el amado y odiado espíritu americano.

De esta manera, Martín Scorsese, sigue adelante con su particular obsesión por una ciudad que ha marcado toda su filmografía. Pero esta vez es diferente. Si antes se había sumergido en las raíces de una sociedad como la neoyorquina con películas como “Calles Salvajes”, “Taxi Driver” o “Toro Salvaje”, en esta ocasión se adentra en el lo más profundo de la ciudad, explora su pasado, le arranca el corazón y, en un puño apretado, nos muestra cómo nació América.

El que, de momento, es el mejor film de 2003 se sitúa en el siglo XIX, época en la que tiene lugar la masiva llegada de inmigrantes irlandeses y chinos a New York, la Guerra de Secesión y el intento de control del poder por los nativos, comandados por el terrible Bill “el carnicero”.

En ese marco se desarrolla la historia de dos hombre enfrentados por un pasado marcado por el odio y por el honor del combate entre bandas callejeras.

De entre los muchos aciertos de la película sobresale la gran elección del nominado Daniel Day-Lewis para dar vida a Bill. Después de “Mi pie izquierdo”, “En el nombre del padre”, “El último mohicano” y “The boxer”, parecía imposible que este actor se superara a si mismo con mejores interpretaciones.

Pero, en su caso, la utopía se ha hecho realidad. La suya es, sin duda, de las mejores actuaciones que la gran pantalla ha tenido el honor de mostrarnos. Ni siquiera Jack Nicholson en su reciente “About Schmidt” consigue hacerle sombra.

En cuanto a sus compañeros de reparto, cabe decir que Leonardo Di Caprio demuestra que ha dejado de ser un mero ídolo juvenil y en esta película, tras “Atrápame si puedes”, se afianza como un gran actor.

La que no tiene remedio es Cameron Díaz. En contados momentos parece brillar con luz propia, pero, enseguida, esa luz se apaga y deja ver una actriz que debería limitarse a comedias y poco más.

Pero “Gangs of New York” no sólo vive de sus actores. Su ambientación es exquisita, su vestuario retrata perfectamente la época, su fotografía, su montaje… consiguen que se respire y se sienta el dolor de los heridos, el sudor del fragor de la batalla, la sangre con la que se forjó la ciudad.

En mi opinión, este film es digno merecedor de hacerse con la estatuilla a “Mejor Película” (y a unas cuantas más) que se entregará el próximo 23 de marzo en la gala de los Oscars. Sin embargo, tendrá enfrente a otro titán del séptimo arte, “Chicago”.

Habrá que esperar.

Gonzalo Sellers


Vuelve el maestro Scorsese con una trepidante historia, que nos cuenta los orígenes del hampa en Estados Unidos y en lo que realmente consiste ser un patriota.

Tras un comienzo sangriento y violento, en el que se nos muestra una época llena de odio y en la que el sentimiento racista y clasista americano se encuentra en su máximo esplendor ( está a punto de comenzar la Guerra de Secesión ), podemos ver , tras un perfecto plano en el que se aprecia como la muerte hace que incluso el más fiero guerrero parezca un corderito , el cuerpo sin vida de un hombre cayendo en la nieve. A su lado, otro, se alza victorioso , orgulloso y en cierto modo aterrador , mientras que en un tercer plano se encuentra un niño que acaba de contemplar la muerte de su padre y que , más tarde , clamará venganza .

Ésta es la base de una película en la que Scorsese nos muestra los barrios bajos de Nueva York con una puesta de escena magnífica , cruda y lo mejor de ello : real .

Scorsese nos muestra como para que una nación alcance su máximo esplendor antes se ha de derramar mucha sangre .

La película nos enseña una época en la que las enfermedades están a la orden del día, se hace cualquier cosa por un pedazo de pan y el miedo es el principal vehículo para imponer el orden de las cosas.

Ésta última idea viene representada en el personaje de Bill el carnicero ( Daniel Day-Lewis) , que yo creo que es el verdadero protagonista de la historia y que tiene una personalidad que le hace especial y que le asemeja con una especie de “Padrino”.

Yo creo que el oscar al mejor actor está asegurado este año. Hay un momento en la película que creo que es crucial para el desarrollo de la historia y es la escena en la que Bill se encuentra sentado en la cama , envuelto en la bandera de los Estados Unidos y suelta un magnífico monólogo en el que nos demuestra su lado más oscuro y con el que firma un lazo especial con Ámsterdam Vallon, el niño que años antes había jurado su muerte ( otro detalle a observar es el ojo de cristal en el que tiene impregnada el águila imperila estadounidense).

El otro protagonista de esta historia es Amsterdan Vallon ( Leonardo Di Caprio ) , el hijo del sacerdote asesinado hacía dieciséis años .

Al principio Amsterdan quiere venganza por el asesinato de su padre, como se nos muestra en esa magnífica voz en off , y que se ve claramente en esa soberbia escena en la que tira la Biblia desde el puente , hecho que simboliza su caída en los infiernos; pero poco a poco , entabla con Bill una relación no sólo de amigos , sino como de padre e hijo , el padre que nunca tuvo.

Pero como en todos los desastres , aparece la figura de una mujer , Jenny , amante de Bill pero que se siente fuertemente atraída por Amsterdan .

Ella es una ladrona profesional, carterista para ser exacto , y uno de sus robos , excelentemente ideado , es el de hacerse pasar por criada en una casa de la nobleza y mientras tanto desvalijarla .

El dueño de la casa que desvalija es el propio Scorsese que aparece en un cameo.

Hay mucho secundarios de gran importancia como el alcalde corrupto, que se alía con cualquiera para conseguir votos ; el Sheriff irlandés , que deja atrás la violencia a la que hacía honor o el irlandés que se pasa al bando de los nativos, además de los personajes del resto de las bandas.

Para concluir debo añadir que la dirección realizada por Scorsese es magnífica , con secuencias muy buenas ( como es la llegada de los jóvenes irlandeses , su alistamiento y , etc…. no quiero desvelarlo) y para mí que el oscar va a estar de su lado.

El montaje y la dirección artística está perfectamente diseñados y también creo que ganarán el oscar , y otra cosa : recomiendo la magnífica canción de la película ” The hands that built America ” interpretada por U2.

Ésta película nos demuestra que el buen cine todavía está en auge y que lus buenos directores y actores todavía están vivos.

Jorge Neosnake


La última película de Martin Scorsese venía precedida por detalles de lo más variopinto: suponía el regreso al cine de Daniel Day Lewis después de 5 años de ausencia voluntaria, un rodaje monumental que sufrió retrasos, un primer montaje de 220 minutos que no fue admitido por el productor (Harvey “manostijeras” Weinstein), un aplazamiento de un año en la fecha de estreno.

Finalmente la película ha visto la luz con una hora menos del metraje inicial, aunque aún así queda una nada desdeñable duración de 168 minutos. A lo largo de ese tiempo, Scorsese nos sumerge en la Nueva York de mediados del siglo XIX, cuando la ciudad distaba mucho de ser la gran urbe que es hoy día.

Viendo la película la impresión que queda es que se acaba de ver un Western, no sólo por desarrollarse en la misma época de conquista del Oeste, sino por la trama en sí.

La lucha de un joven inmigrante irlandés (Leonardo DiCaprio) para vengar la muerte de su padre (un breve Liam Neeson), años atrás, a manos del despiadado Bill “el carnicero” (Day Lewis) en medio de una confrontación entre bandas de nativos americanos e inmigrantes irlandeses.

Además habrá una chica (Cameron Diaz) que acabará de complicar las cosas.

Así pues, la clásica trama de héroe foráneo contra villano dominador del cotarro, y una mujer entre ambos.

Como ya he dicho, un western en toda regla. Incluso el lugar no difiere mucho del típico pueblo americano en medio de ninguna parte, aunque en este caso se trata de los Five Points, la parte baja y subdesarrollada del Nueva York de entonces.

En el film se tratan temas candentes hoy en día, como el racismo ante la inmigración, la corrupción política, arrimándose al sol que más calienta y alguna referencia velada a la ctual situación mundial (“el miedo es el que mantiene el equilibrio de las cosas”, dice “el carnicero” en un momento dado).

A destacar muchas cosas: la magistral puesta en escena de Scorsese, los estupendos decorados, la violencia y visceralidad que desprenden las luchas (aunque la del inicio tiene una música con tono rock que no pega nada, fíjense).

Las actuaciones son también de recibo, con un soberbio Day Lewis, que logra transmitir el temor de su personaje (ver el espléndido monólogo que mantiene con DiCaprio, mientras está cubierto con la bandera estadounidense).

DiCaprio y Diaz están bien, mejor de lo que yo esperaba, aunque sus amoríos lastran un poco el ritmo del metraje.

Ese es el único pero que tiene el film, algún pequeño bajón a media película, compensado con un excelente tramo final que simultanea con gran sentido del espectáculo, la lucha entre DiCaprio y Lewis y los enfrentamientos en Nueva York a causa del reclutamiento obligatorio.

Dicen que la película homenajea a “El Padrino”, yo creo que por su visceralidad se homenajea más a Sergio Leone y a “Érase una vez en América”.

No es la mejor de Scorsese, pero creo que merece estar desde ya entre las escogidas del realizador de “Toro salvaje”.

David García


Cuando uno sale del cine después de haber visto esta maravillosa película, piensa en el gran esfuerzo por parte del director y de los actores para realizar la película, pues que yo sepa, conozco la existencia de esta película desde el 99. Y la verdad es que está muy bien trabajada.

El film nos adentra en una Nueva York sucia que no se había visto mucho en el cine, llena de bandidos, prostitutas y ladrones.

La película arranca espectacularmente con una gran batalla entre bandas, a la cual sólo veo que le sobra la música tipo rock, aunque luego la música del film está bastante bien por parte de Howard Shore (El Señor de los Anillos).

El film gira en torno a una venganza, en la que el protagonista (muy bien interpretado por Leonardo DiCaprio, que junto a “Atrápame si puedes” es uno de los mejores papeles que ha tenido) desea matar al hombre que asesinó a su padre (interpretados por Daniel Day-Lewis y Liam Neeson respectivamente).

Tras salir de la prisión y buscarse un lugar entre las bandas de Nueva York, conoce a una ladrona (Cameron Diaz), que cambiará su vida.

Durante la película hay una gran cantidad de personajes secundarios con personalidades muy bien definidas y muy bien interpretados, como el alcalde, el sheriff, el que maracaba con rayas en su maza el número de muertos…

El film está muy bien adaptado a esa época, con una brillante dirección artística y una iluminación bastante buena, aunque me ha parecido un poco demasiado clara y debería ser más oscura en algunas escenas, pero en las secuencias de noche es perfecta.

Hay grandes delicias visuales, como la batalla inicial, cuando las bandas se enfrentan de noche en frente de la iglesia, la batalla final en la niebla (o el polvo levantado por los cañones).

En la película hay muchas escenas racistas, ya que ese es uno de los temas tratados en ella: el desprecio de los americanos hacia los que llegan de otros países, en especial, los negros e irlandeses (vaya leche se lleva una anciana con una piedra).

La película es larga, pero no se nota en absoluto, al contrario, se te hace corta, quiero decir que no esperas que acabe, aunque no sé por qué en el cine nos hicieron un descanso a media película (creo que se les había estropeado algo).

Otra cosa que agradezco mucho son unos giros argumentales muy bien encajados para que la película no nos resulte monótona y aburrida.

Quiero decir que en una película de este tipo, la película tiene un argumento y no sale de ahí, que sigue así hasta el final, que es cuando se resuelve todo.

Hay un cameo del director Martin Scorsese en el que sale comiendo con su familia (o eso creo) en la casa en la que Cameron Diaz ha ido a robar haciéndose pasar por criada.

En fin, “Gangs of New York” me ha gustado mucho, Scorsese nos ha saciado tras esperar durante varios años, y lo más característico ha sido la brillante interpretación de Daniel Day-Lewis, la adptación a la época, las batallas y un guión de hierro que hará que no nos aburramos por su extensión.

Miguel Torralba Saura


En 1846 en Nueva York la vida es muy difícil. Las luchas territoriales están a la orden del día y las bandas más fuertes han acordado enfrentarse para decidir quién se queda con el terreno de Five Points. Los Nativos están liderados por William Cutting (Daniel Day-Lewis), para quienes los irlandeses son unos sucios muertos de hambre que no se merecen pisar suelo americano.

Los Conejos Muertos, encabezados por el Sacerdote Vallon (Liam Neeson), están decididos a demostrar que también tienen derecho a un pedacito de lo que hoy es la gran manzana. En una cruenta pelea, Cutting consigue asesinar a Vallon. Su hijo (Leonardo di Caprio) ha visto como su padre ha muerto en manos de Cutting, y tras dieciséis años en un orfanato, ha regresado a Five Points para vengar su muerte.

Mi impresión al finalizar el metraje es, que pena no haber hecho dos partes, ya que la película original, en su primer montaje duraba ocho horas, en ésta tan sólo hay 2 y media, y eso se nota de forma brusca. Se observan diversos saltos de tiempo, que le hacen perder el hilo rítmico al filme. Cortes muy bruscos que son apreciados por cualquier persona medianamente aficionada al cine.

Decir que el verdadero protagonista de la película no es Nueva York, sino, una soberbia interpretación del actor Daniel Day-Lewis, que en esta ocasión se llevará el oscar.

Por último decir que, que pena que se tengan que cortar las películas para adaptarlas a los fines comerciales.

Una pena.

Potoko

Fichas en AlohaCriticón

Martin Scorsese
Leonardo DiCaprio
Daniel Day-Lewis
Cameron Diaz
Liam Neeson
Jim Broadbent
Brendan Gleeson
John C. Reilly
Barbara Bouchet
Henry Thomas



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies