• Por Antonio Méndez

the-cure-disintegration-discosLos años 80 se cerraron para el grupo The Cure con “Disintegration” (1989), un disco en donde se manifestó con trascendencia su melancolía gótica, su nostalgia oscura, su tristeza nocturna, su desamor atormentado.

Robert Smith, y David Allen co-produjeron este atmosférico LP, con distintas canciones en sus diversas ediciones, en donde conviven el post-punk, el rock gótico, el art rock, la psicodelia, el dream pop, la épica orquestal…

Todo está oscuro, llueve… Ambientes fríos, inhóspitos, en la balada apocalíptica “Plainsong”… densos sonidos con voz mortecina, reverb, campanas simulando caídas de estrellas, uso atmosférico de los sintetizadores, guitarras evocativas de cariz oriental…

Larga intro instrumental en “Pictures Of You”… siete minutos de recuerdos nostálgicos de un amor perdido, de una persona ausente… estoy viendo tus fotos, puedo sentirlas, sentirte, me acuerdo de ti… siempre estuviste perdida en la oscuridad… fluida guitarra de Porl Thompson en una épica post-art-punk melódica, elegante, romántica, con excelentes arreglos.

La extensa introducción instrumental se repite en “Closedown”… no duermo durante horas, tengo la necesidad de sentir… Smith en busca de emociones en otro atmosférico corte lento, ensoñador, con destacada percusión tribal, twang y sintetizador.

“Love Song” es la canción más pop del disco, más rítmica, de texto más sencillo… me haces sentir bien, en casa, cuando estoy a solas contigo, estoy enamorado, me siento libre, más joven… Robert Smith se lo dedicó a su pareja, Mary Poole, como regalo de boda. El melódico bajo de Simon Gallup, el órgano de Roger O’Donnell, casi al estilo de unos Procol Harum, son parte instrumental de una magnífica canción con base jangle pop.

La pesadillesca “Lullaby”, mezcla entre Edgar Allan Poe y Franz Kafka, es una de las joyas del disco… un hombre araña viene a comerme, mira a su víctima temblando, un movimiento en la esquina de la habitación… serás mi cena esta noche… Admirable equilibrio vocal… susurro, misterio, ansia… e instrumental…. pizzicato, pandereta serpenteante, simulación orquestal, percusión de galera… Gran atmósfera, fascinante balada gótica con posible metáfora sobre adicción a las drogas.

Este disco es magistral en sus arreglos, en sus texturas, en la creación de atmósferas sombrías. Sólo hay que escuchar “Fascination Street”. Lleva la lisergia al post-punk en un magnífico medio tiempo con telaraña guitarrera de Smith y Thompson, ritmo hipnótico con un gran Gallup en el bajo, una voz entre el letargo y la catarsis. Temazo.

Seis minutos dura “Prayers For Rain”… me rompes, me estrangulas… hay sentido en la desesperación… La atmósfera llena de negrura, que evoca imágenes reptantes, enfermizas, subyuga con complejos arreglos en un envolvente sonido psicoprogresivo-gótico.

“The Same Deep Water As You” es la canción más larga del disco, con casi diez minutos de tormenta, océano… bésame, adiós… fragilidad, tristeza… Smith desolado por la ruptura en un dream pop psicodélico, evocativo en emociones.

La canción que titula el disco, “Disintegration”, es otra extensa pieza, más rítmica que la mayoría de los otros cortes… echo de menos el beso de la traición, el descarado beso de la vanidad… de nuevo el dolor por la ruptura con rebotante, pegadizo riff, intenso pero reiterativo.

“Untitled”, el último corte del disco y una pieza con un sonido más luminoso que anteriores canciones… recuerdos, súplicas, sueños románticos… bonito tema, guitarras limpias, armonio, elegante, sensible, melancólico.

Un disco sobresaliente que crece y crece en su grandeza con cada escucha.

Ir a la biografía AlohaCriticón de The Cure



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.