• Por AlohaCriticón

ivan el terrible movie poster cartel pelicula

IVÁN EL TERRIBLE (1944)

Dirección: Sergei M. Eisenstein.

Intérpretes: Nikolai Cherkasov, Lyudmila Tselikovskaya, Serafima Birman, Mikhail Nazvanov.

En la primera película se narra parte del reinado de Iván IV (S.XVI) apodado “el terrible” (Nicolai Tcherkassov) primer gobernante que asumió el título de zar y luchó por la unificación de Rusia frente a los intereses particulares de los boyardos y la iglesia ortodoxa.

La segunda parte (La conjura de los boyardos) se centra fundamentalmente en las conspiraciones que llevan a cabo los enemigos de Iván para derrocarle, provocando así la ira del zar que hará honor a su apelativo.

Inicialmente el proyecto incluía la filmación de una tercera parte, sin embargo la prematura muerte de Eisenstein no lo permitió.

Mientras que por la primera parte Eisenstein recibió multitud de premios y halagos en su país, la segunda fue bastante mal recibida. Las autoridades le criticaron su escasa veracidad histórica y el propio Stallin vio en el segundo Iván una especie de reflejo de sí mismo. Hay que señalar que el Iván de la segunda parte es un hombre atormentado, de espíritu shakespearino que nada tiene que ver con un soberano absoluto y seguro de sí mismo. Por todo ello fue censurada y no pudo verse en la URSS hasta 1958.

Nos encontramos ante una obra grandiosa, que en términos de estilo visual y logros formales resulta insuperable. La sublime y milimétrica puesta en escena permite a Eisenstein mostrar su portentosa capacidad expresionista, sólo comparable a la de Orson Welles.

La cámara apenas se mueve (en la primera parte sólo hay seis movimientos en más de hora y media) y la acción fluye a través de un uso genial del montaje. Eisenstein vuelve a demostrar por qué se le considera uno de los mejores montadores de la historia del cine.

El filme está lleno de planos antológicos, destacando el uso de primeros y primerísimos planos, donde las miradas juegan un papel esencial. Uno de los más recordados es aquel en el que se combina un primer plano del perfil de Iván mirando hacia abajo con un fondo en el que se observa una hilera de personas en una paisaje nevado. Hay que destacar también el gusto de Eisenstein por lo más mínimos detalles, como se demuestra en la secuencia inicial de la coronación que comienza con planos de los símbolos del poder del zar: corona, cetro y globo.

Las interpretaciones pueden parecer exageradas y teatrales, sobre todo la de Nicolai Tcherkassov, algo que se debe a la influencia del teatro chino y del kabuki japonés, y es que todo en el filme está sublimemente estilizado.

Aunque la película está rodada en blanco y negro, con una magnífica fotografía de Andrei Moskvin y Eduard Tissé, los últimos minutos son en color ya que Eisenstein utilizó unos rollos de película virgen Agfa que los rusos habían confiscado en Alemania. No se trata de un color de texturas naturales, sino que predominan los tonos rojos fuertes (la fiesta del zar) y los amarillentos (el asesinato del zar impostor en la catedral). Sin duda, una muestra de las experimentaciones que Eisenstein podía haber llevado a cabo con el color en futuros trabajos.

Otro elemento a resaltar es la majestuosa partitura de uno de los mejores músicos soviéticos del s.xx, el gran Sergéi Prokofiev.

Se trata en definitiva de una obra de arte cinematográfico con mayúsculas.

Ricardo Pérez

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:13    Promedio:4.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar