• Por Javier Platas

brinsley-schwarz-album-criticaCrítica

Después de haber formado parte del proyecto 60’s de pop psicodélico Kippington Lodge, Nick Lowe como principal compositor, bajista y vocalista se puso al frente de esta importante formación bautizada con el nombre de su guitarrista, Brinsley Schwarz.

Debutaron en 1970 con este estimable trabajo de homónimo título, en el que al margen de manifestarse huellas de bandas como The Byrds, Buffalo Springfield o Moby Grape, queda muy claro y por encima del resto el influjo de Crosby Stills & Nash, imitando acertadamente tanto las características armonías vocales del terceto como sus sonidos folk-rock. En su recorrido también hallamos tramos instrumentales de blues-rock y otros cercanos al rock progresivo.

Es un álbum disfrutable pero sin demasiada personalidad, aunque eso no es óbice para que la banda británica nos deje constancia de su talento en destacadas composiciones como “Hymn To Me”, “Shining Brightly” o “Lady Constant”.

En posteriores publicaciones irían afianzando su éxito hasta convertirse en uno de los nombres relevantes del pub rock setentero, antes de que su líder Nick Lowe iniciara una importante carrera como solista y productor.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Brinsley Schwarz