• Por Antonio Méndez

slowdive-souvlaki-critica-reviewCrítica

El segundo disco de los Slowdive, “Souvlaki”, elevó a la banda de Reading al estrellato “shoegaze” de los años 90, sonidos entre la psicodelia ensoñadora, el ambient, el space rock, el jangle pop y el noise pop con atmósferas envolventes, taciturnas, melancólicas, románticas.

El propio grupo de Neil Halstead produjo el disco con Neil acompañado en la banda por Rachel Goswell, Christian Savill, Nick Chaplin y Simon Scott.
Rachel era la novia de Halstead hasta poco antes de la grabación de este álbum. La ruptura generó algunos de los textos del LP.

Brian Eno co-escribió “Sing” y tocó los teclados en esa canción y en “Here She Comes”.




Se abre “Souvlaki” con “Alison”, encantador tema de psicotropía romántica desarrollado en un dulce y melódico dream pop con jangle guitar.

slowdive-souvlaki-review-disco-album-alohacriticon“Machine Gun” es una canción de expresión delicada, etérea, ahora con Rachel Goswell tomando el protagonismo vocal para llevarnos a Saba y rodearnos por muros de instrumentación psicodélica que gustarían al Curt Boettcher del año 1968.

Con “40 Days”, Neil parece echar de menos su relación con Rachel. Lo cuenta con una pieza de fragilidad amorosa en una estupenda composición space dream pop.




Los dos citados temas con Brian Eno:
“Sing”, balada lisérgico-ambient, cantada por Rachel Goswell, con su habitual y hechizante atmósfera espacial
“Here She Comes”, otro corte lento, ahora con la sedosa voz de Neil narrando una historia de soledad y alienación en medio de la masa, concepto sofisticado, reverb, percusión…

“Souvlaki Space Station” es un ejemplo satisfactorio de letárgico space-lounge-rock. Gran atmósfera en este paradigma del dream pop.



“When The Sun Hits” retoma el romanticismo de ensueño pop de Neil con armonías vocales de Rachel y un sonido con elementos de psicodelia y post-punk.

En la balada (una de tantas del disco) “Altogether” redundan las claves oníricas y románticas cuando canta Neil Halstead en este disco, ahora añorando momentos felices.

“Melon Yellow” nos inunda en un denso ambient-space rock con sonidos al revés, fondos con muros noise, y fijación por una imagen femenina envuelta en sol.

Termina el álbum con “Dagger”, un tema acústico folk psicodélico con armonías vocales y una fenomenal melodía para cantar, en tono lastimero, sobre una relación fracasada, prórroga de la anterior canción.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:0    Promedio:0/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar