• Por AlohaCriticón

LOS GRITOS DEL SILENCIO (1984)

Dirección: Roland Joffé.

Intérpretes: Sam Waterston, Haing S. Ngor, John Malkovich, Julian Sands.

Camboya, comienzos de los años 70. Sydney Schanberg (Sam Waterson) es un periodista del New York Times que llega al país para informar de la guerra civil que el territorio asiático está sufrienco.

En su destino entablará una estrecha relación con Dith Pran (Haing S. Ngor), su intérprete camboyano.

Sin ser una película bélica, esta aventura es una de las más profundas sobre la guerra de la historia del cine. Dirigida por el irregular y tristemente infravalorado Roland Joffe (autor de la más que correcta “La Misión”), narra las peripecias de Sydney Schanberg, un periodista estadounidense en medio de la guerra civil de Camboya de los años setenta, en donde el frente Khmer Rojo se apodera de todo poco a poco hasta hacer del país una fortaleza comunista-totalitaria.

Lo más conseguido de “Los Gritos del Silencio”, es sin duda la elogiadísima interpretación de Haing S. Ngor, el primer actor no profesional que se hacía con un Oscar desde 1946. Este camboyano sufrió casi lo mismo que el personaje encarnado por él, Dith Pran, un intérprete que ayuda a Sydney y sus ayudantes a cubrir la noticia de la guerra.

Momentos emotivos hay muchos, pero para no perderse está el reencuentro entre los protagonistas, con el “Imagine” de John Lennon de fondo. A propósito de la música, “Los Gritos del Silencio” representa la única incursión en las bandas sonoras del genial compositor Mike Oldfield. Está compuesta por melodías “duras” de oír, mezcladas con otras más suaves y armónicas, mereciendo una nominación al Globo de Oro. Sin duda, las mejores piezas son la de la evacuación de la familia de Pran y aquella en la que Rockoff revela la foto del pasaporte de Pran.

Sin lugar a dudas, estamos ante una película fundamental para entender el cine de los años 80. La explosión visual y también emocional que supone esta película la hace difícil de olvidar, y su increíble parecido con la también estupenda “El año que vivimos peligrosamente” (1982, Peter Weir) no hace sino engrandecerla, ya que a diferencia de la última, “Los gritos del Silencio” está evidentemente basada en hechos reales.

El elenco de actores son un artífice más para el profundo disfrute del film, ya que Sydney Schanberg está interpretado por el cuasi-desconocido Sam Waterston (luego visto en la serie “Ley y Orden”), que hace un trabajo impecable, el ya mencionado Haing S. Ngor, John Malkovich (fue su primera película conocida) y el eficiente Julian Sands.

En definitiva, altamente recomendable por su riqueza en todos los sentidos. En ningún caso es una película del montón. “Los gritos del silencio” es todo un espectáculo audiovisual que es, cada vez más, una obra de arte injustamente olvidada.

Luis Fernando Romero Calero

Enlaces

John Malkovich


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:149    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies