• Por AlohaCriticón

el resplandor the shining cartel critica poster movie peliculaEL RESPLANDOR (1980)

Director: Stanley Kubrick

Intérpretes: Jack Nicholson, Shelley Duval, Danny Lloyd, Scatman Crothers.

Jack Torrance (Jack Nicholson) aspira a ganarse la vida como escritor. Mientras tanto consigue el puesto de vigilante de un hotel durante el invierno, época del año en el cual el establecimiento se encuentra totalmente vacío y aislado.

Únicamente le acompañan en la estancia su mujer Wendy (Shelley Duvall) y su hijo Danny (Danny Lloyd).

Stanley Kubrick adaptó a Stephen King en esta historia de casa encantada y aislamiento pesadillesco que conduce a la locura a su alucinado personaje central masculino. Globalmente es un film de cierto impacto en su imaginería pero sobrevalorado, como otras películas del neoyorquino, quien aquí contó en la elaboración del guión con la ayuda de Diane Johnson.

“El Resplandor” destaca por su estética de gran angular y el empacho de steadycam, la perturbadora música y la interpretación de Jack Nicholson en un festival de miradas de ido y gestos psicóticos. Más allá de ello se requeriría una penetración mayor en el conocimiento de personajes previos a la puesta en escena de la situación, y menor desorden en el proceso de enajenación y vínculo sobrenatural con el tópico recurrente de niño-ligazón con mundos paranormales.

El film se abre con planos aéreos que significan la localización montañosa aislada (posteriormente serán reiterados para el mismo efecto). Tras una mínima presentación de circunstancias (más que de personajes) en tono engimático, el film explota con suficiencia los lujosos escenarios del hotel a través de largos paseos en travellings, cuya serenidad momentánea es cortada con planos inquietantes de dos hermanas que enlazan con hechos trágicos pasados.

Después de redundar en tales efectismos, Kubrick, sin explicar casi nada, plasma en plano fijo con mirada a cámara el descontrol psíquico de Nicholson, quien poco a poco se ve inmerso en una serie de alucinaciones surreales que le llevarán a querer mimetizar los sucesos criminales que se reflejan de vez en cuando en el proceder narrativo, en especial con las intervenciones del niño intepretado por Danny Lloyd. Shelley Duvall es el testigo cuerdo de este triángulo familiar en progresiva descomposición mental.

A destacar el encuentro de Shelley con los obsesivos textos escritos por Jack, uno de los mejores momentos de la película que confirman definitivamente la demencia en su aspecto más ominoso acentado con la aparición oscurecida en plano de Nicholson.

Con posterioridad se desperdicia el personaje de Scatman Crothers tras otorgarle previamente una importancia acusada, y el terror se convierte en un correpasillos con lugar para jaleos físico-mentales, sobresaliendo su clímax de ambiente nevado y zozobra laberíntica.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Stanley Kubrick

Jack Nicholson

Un escritor llamado Jack Torrance (Jack Nicholson) se dirige con su mujer Wendy (Shelley Duvall) y su hijo Danny (Danny Lloyd) hacia un apartado hotel, en donde ha conseguido el puesto de vigilante durante los meses de invierno.

Jack es advertido por el director del hotel de que el anterior vigilante había perdido la razón, asesinando a su mujer e hijas antes de suicidarse. Esto no impresiona al escritor, que poco a poco irá siendo atrapado por la locura del lugar, poniendo en peligro la vida de su mujer e hijo.

Tras el fracaso comercial (ni mucho menos artístico) de Barry Lindon, Stanley Kubrick decidió hacer una película más comercial que le reportara beneficios en taquilla.

El resultado fue “El resplandor” obra maestra del cine de terror y cita obligada para cualquier cinéfilo. Basada en una de los primeros best-sellers de Stephen King, éste adaptó su novela en un guión de más de tres horas de duración que Kubrick y sus colaboradores se ocuparon de perfeccionar, realizando cambios tanto en los personajes como en el desarrollo de la historia y suprimiendo escenas no necesarias para la comprensión de la trama. King no se mostró de acuerdo con los cambios y condenó el film, culpando al director de no saber lo que era una película de terror. Años después produciría una miniserie para televisión homónima bastante risible.

Para el papel principal, Kubrick eligió a Jack Nicholson, que con sus excesos interpretativos se convirtió en el perfecto Jack Torrance, subrayando el patetismo del personaje (un escritor alcohólico, sin trabajo, incapaz de escribir nada y al que todo le sale mal).

Su mujer fue Shelley Duvall, actriz poco conocida, que realizó la mejor interpretación de su carrera y al terminar el rodaje tuvo que ingresar en una clínica psiquiátrica debido a la presión a la que estuvo sometida.

En su apartado técnico, la película resulta perfecta, con una magnífica fotografía y efectos sonoros, Kubrick mezcla planos fijos (Nicholson hablando con su hijo en la cama), con innovadores movimientos de cámara, que con un nuevo sistema sigue a los personajes por los largos pasillos del hotel (El triciclo de Danny y la persecución del laberinto) y secuencias de suspense, que más que mostrar, sugieren y mantienen la tensión durante las casi dos horas.

Estructurada en capítulos, comienza con una especie de prólogo en que nos muestran a grandes trazos a los protagonistas y nos plantean la situación, vigilar el hotel,, así como la maldición que pesa sobre él y un anticipo de lo que les espera con la inolvidable escena del torrente de sangre saliendo del ascensor.

Poco a poco nos enteramos de características de los personajes desconocidas (el alcoholismo de Torrance, los poderes de Danny) mientras éstos se van introduciendo en la locura que les produce su soledad e impotencia y, además, los fantasmas de la casa, y desenvocando en una angustiosa persecución por el recinto.

Sin embargo subyace su lado más cómico, en la línea del Kubrick de “La chaqueta metálica” o “¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú”, que nos hace reír con su humor grotesco y personal: cuando la mujer descubre el trabajo de su marido en la máquina de escribir, éste contándole su pesadilla o encontrando a una chica en el baño, las secuencias “surrealistas” en la barra del bar o las reacciones sacadas de quicio de sus personajes.

Todo esto hacen de la película, más bien, una divertida terapia para problemas familiares, que una historia de monstruos. Los problemas internos del matrimonio salen a relucir enfrentando a los dos en una disputa (arreglada a hachazos).

Una película para ver una y otra vez, descubriendo nuevos matices y con momentos inolvidables: Nicholson asomándose por la abertura de la puerta, la muerte de Scatman Crothers o el laberinto cubierto de nieve.

Pablo Sánchez

El maestro Stanley Kubrick vuelve a sorprender a las audiencias y críticos de todo el mundo con esta obra maestra de horror, terror psicologico, sangriento y enfermizo en el que se aprecia una excepcional actuación de Jack Nicholson como el psicótico e histérico Jack Torrance, una pasiva y MUY asustada Shelley Duvall, y un silencioso y hábil Danny Lloyd.

La pelicula nos narra pausada y hábilmente la llegada de padre, madre e hijo a un desolado y apartado hotel en el que se desenvuelve una historia llena de visiones grotescas e histeria que logran atrapar al espectador y envolverlo en esa tétrica atmosfera, la niebla, la nieve y los audaces movimientos de camara de Kubrick juegan un papel muy importante a la hora de juzgar el film, una obra maestra que sin duda debe ser vista por cualquier persona que se concidere adicta al horror, a Kubrick, o simplemente al cine en general.

Pierluigi Puccini

Es cierto lo que dice la gente, que después del injusto fracaso de taquilla

que supuso Barry Lyndon, la Warner exigió a Kubrick que hiciera una cinta

mas comercial. Y adaptó la novela de terror de Stephen King, “El

Resplandor”.

A pesar de ser la película más comercial de Kubrick, no deja de ser una de

sus mejores obras maestras.

La primera vez que la ví, me quedé tan

impresionado, que tuve que verla varias veces más para fijarme mejor en los

detalles (Recomendable). Sin duda, la mejor película de TERROR, con

mayúsculas, que he visto. Las escenas del niño en el corre pasillo, la

escena de la ducha…no cuento más para no desvelar detalles. Solo me queda

subrayar la increíble interpretación de Jack Nicholson y la dirección más

perfeccionista de Stanley Kubrick (no fueron nominados al Oscar,

injustamente). Si es cierto que el doblaje al castellano es un poco penoso,

pero no es un detalle que deba restar puntos a lo que es en sí la película.

Jack Torrance se traslada, junto a su mujer y a su hijo, al impresionante

hotel Overlook, en Colorado, para encargarse del mantenimiento del mismo

durante la temporada invernal, en la que permanece cerrado y aislado por la

nieve. Su idea es escribir su novela al tiempo que cuida de las

instalaciones durante esos largos y soliarios meses de invierno, pero desde

su llegada al hotel, Jack comienza a padecer inquietantes trastornos de

personalidad, al mismo tiempo que en el lugar comienzan a suceder diversos

fenómenos paranormales.

Daniel Cruz

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Stanley Kubrick

Jack Nicholson

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:240    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar