• Por AlohaCriticón

los productores cartel poster

LOS PRODUCTORES (2005)

Dirección: Susan Stroman.

Intérpretes: Nathan Lane, Matthew Broderick, Uma Thurman, Will Ferrell.

Nueva York, 1959. Un productor de Broadway en decadencia, Max Bialystock (Nathan Lane), que cuenta sus estrenos como fracasos, se asociará sibilinamente con el contable Leo Bloom (Matthew Broderick) para encontrar financiación para una mala obra con el peor director y los peores intérpretes y que la misma sea un fracaso. Con el dinero excedente de la financiación sus dos hacedores se darán la gran vida después de la cancelación de la misma la noche de su estreno.

Casi 40 años después, nos encontramos con un ya encumbrando Mel Brooks que decide llevar de nuevo a la gran pantalla la película que fue su ópera prima cinematográfica y que ya entonces le supuso todo un torrente de buenas críticas.

Parte del encanto de este peculiar musical al más puro estilo del Broadway de los años 50 es la desenfadada y satírica forma que tiene de presentar al espectador los entresijos de estas producciones, pues en el fondo se trata de un musical dentro de otro musical.

La historia es bien sencilla. Max Bialystock (Nathan Lane), un decadente productor de Broadway sumido en desgracia y ahogado por las deudas, se asocia con Leo Bloom (Matthew Broderick), un aburrido y gris contable que sueña con producir un musical. Juntos elaboran un plan que pondrá fin a sus penurias económicas: Producir un musical que sea un estrepitoso fracaso para así poder fugarse, tras su retirada de los escenarios, con el dinero de su financiación. Para ello buscan al peor autor, director, actores… Pero contra todo pronóstico, su obra termina siendo todo un éxito.

Para este proyecto, Brooks ha decidido jugar sobre seguro y ha transformado en película su propio musical, el que lleva ya varios años cosechando éxitos en la escena de Broadway, y llevándose consigo a buena parte de los responsables de ese éxito, empezando por Susan Stroman, debutante en dirección cinematográfica, pero galardonada directora y coreógrafa teatral, y terminado por el dúo protagonista: Nathan Lane y Matthew Broderick.

Ambos protagonistas llevan con suma maestría el peso de la película, y se desenvuelven de forma impecable en cada uno de los números musicales y las coreografías. También tiene Uma Thurman una brillante aportación como la vedette del musical, sorprendiendo al espectador con un registro en el que no estamos acostumbrados a verla. El papel de Franz Liebkind (autor del musical) corre a cargo de Will Ferrell, quien a pesar de lo exagerada y sobreactuada de su interpretación, como suele ser habitual en él, consigue en el contexto de esta película encajar a la perfección.

Diálogos divertidos, mordaces y cargados de dobles sentidos consiguen que el espectador tenga siempre frescas sus carcajadas. Tan solo se le podría reprochar al guión lo recurrentes y poco originales que resultan ciertos “tópicos” que quizás se explotan en exceso: El aburrido y gris contable, el coreógrafo y director homosexual, el fascista alemán, la explosiva vedette sueca… No obstante, todo ello se ve compensado con la frescura y agilidad en su desarrollo, con más de dos horas de metraje que nunca resultan excesivas, así como por la vistosidad y excelente coreografía de sus abundantes números musicales, sin duda la gran baza de esta película.

Un musical divertido y trasgresor recomendable para los amantes del género e incluso para todo aquel que pretenda disfrutar de una comedia ligera y sumamente mordaz.

Iván Álvarez Miranda

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Matthew Broderick

Uma Thurman

Will Ferrell

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:13    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar