• Por Antonio Méndez

biffy-clyro-celebration-endings-albumsCrítica

Disco del trío escocés Biffy Clyro, liderado por Simon Neil, que ofrece su habitual rock de estadio, apasionado, emocional, rítmico, melódico… que la banda co-produjo junto a Rich Costey y Steve Mac.

Neil, junto a los hermanos James y Ben Johnston, abre el álbum con “North Or No South”… no hay nada abajo, arriba, solo oscuridad. Todo lo que veo es negro. Pesimismos varios.
El título deriva de Charles Bukowski (de su libro “South Or No North” editado en español como “Se Busca a Una Mujer”), y la música muestra los ricos arreglos del terceto bajo sencillas apariencias pop-rock, aquí hay trazos funk, jazz, hard rock, grunge… en una estructura con variantes de tempo y estilo.

Con un piano tranquilo comienza “The Champ”, una canción que progresa con arreglos orquestales y elevando su ritmo con bases new wave, estribillo himno y armonías vocales a lo ELO.
… la maldición del hombre gris… Somos la fuente, la raíz de todas las cosas. Los responsables. Cada generación con lo suyo.




“Weird Leisure” tiene un riff guitarrero pegadizo en la intro y un trabajo ágil de percusión sobre un asunto de adicción con evolución arena rock en la que caben armonías estilo Queen.
Un amigo con dificultades. El ocio extraño, el placer que se escapa. La posibilidad de salir de las drogas, pero… es mi turno, no me retengas.

En ocasiones luchamos contra el interior. Llega la noche pero no el sueño y aparecen los demonios en la cabeza, los fuegos artificiales.
“Tiny Indoor Fireworks” es un corte enérgico, un pasable tema punk pop/power pop que podrían cantar Weezer, los Redd Kross.
No hay descanso para el cerebro.




biffy-clyro-album-review-critica-celebrationBebí mucho anoche, tenía mucho que decir. Los tiempos cambian en “Worst Type Of Best Possible”, pero podemos llevarnos bien.
La canción vuelve a reunir estilos en sus arreglos con buen sentido melódico: metal, power pop, post-punk… con potentes riffs en la intro y el outro, trazos slide, jangle guitar, un contagioso estribillo.

“Space” es una balada de textos genéricos con violines, piano y pretensión de épica romántica.
No tiene mala melodía.




“End Of” retoma los complejos arreglos con un tono de misterio, de amenaza, con instrumentación potente… no soy tu culpa, pero soy tu problema… elementos post-punk, hard rock, grunge, prog-rock, arena rock.
Atmosférica.

En “Instant History”, Simon Neil crea una pieza dance FM con ecos de la new wave 80s en la que no falta su usual estribillo-himno.

biffy-clyro-foto-critica-2020-album“The Pink Limit”… suenan campanas, siempre temiste al amor… Sin miedo.
En esta canción rock sobre asunción de responsabilidades es muy destacado el trabajo del batería, Ben Johnston, y el desarrollo guitarrero intenso. Plausibles arreglos.

Se atempera el ritmo con “Opaque”, balada con guitarra acústica y violines sobre ruptura amorosa.
Escuchable.




Largo cierre, más de seis minutos, con “Cop Syrup”, otra pieza orquestada con guiños a Nick Lowe y mezcla de formas y maneras: punk, funk, gritos psicóticos a lo Frank Black, prog-rock y crescendo orquestal folk antes de retomar el punk. Grito. Bulla.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:13    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar