• Por AlohaCriticón

ocean colour scene banda rock foto discos discografia biografia

Lo positivo de los grupos y solistas cuya sonoridad es claramente deudora de grandes formaciones y solistas como The Beatles, The Who, The Kinks, The Rolling Stones, The Small Faces, Traffic o bandas soul Motown o Stax, es que la escucha de su música, aunque derivativa pero con capacidad en la construcción de melodías, tratamiento lírico o pericia instrumental, puede provocar en el oyente la indagación de tales referencias y el descubrimiento de las discografías de algunas de las bandas más esenciales de la historia.

Ocean Colour Scene, formación que se inspira directamente en los grupos y solistas clásicos del pop y el rock, es uno de los conjuntos más recomendables surgidos del britpop.

Sus composiciones y estructuras con elementos psicodélicos, mod-pop, rock, soul, R&B o folk, proporcionan canciones que aunque no suenen originales para los más avezados sí recuperan algunos de los sonidos más interesantes del mejor período de la música rock, los años 60 y 70.

La banda se formó en Birmingham a finales de la década de los 80 tras la reunión de varios miembros de distintos grupos locales que se habían conocido en un concierto del grupo Stone Roses.

El cantante y guitarra rítmico Simon “Foxy” Fowler, el bajista Damon Minchella y el batería Oscar Harrison eran componentes de un conjunto denominado The Fanatics y el guitarrista líder y teclista Steve Cradock procedía de una formación mod llamada The Boys.

Las actuaciones en directo de Ocean Colour Scene conseguieron llamar la atención de ¡Phfft, sello independiente en el que grabaron su primer single, “Sway”, publicado en el mes de septiembre de 1990.

Fontana Records compró ¡Phfft con la intención de aprovechar el talento de la banda de Birmingham que desde sus inicios fue alabada por la prensa musical inglesa.

El sencillo debut en Fontana, publicado en marzo de 1991, fue “Yesterday today”, continuado en 1992 por la reedición de “Sway”, “Giving it all away” y la versión de Stevie Wonder “Do yourself a favour”.

Estas tres últimas canciones estaban incluidas en su Lp debut, “Ocean Colour Scene” (1992), disco muy problemático en su grabación que comenzó siendo producido por Jimmy Miller, conocido por sus trabajos para los Rolling Stones.

El sonido de Miller no convenció a Parlophone y el disco fue regrabado primero por Hugo Nicolson y después por Tim Palmer.

La influencia de la neopsicodelia de los Stone Roses, la resonancia de sonidos tradicionales del rock y su inclinación por la música negra, especialmente el soul y el R&B, fueron las notas dominantes de este debut que no convenció a Fontana ni a la propia banda. El resultado final ocasionó la ruptura del contrato tras un conflicto legal.

Unos años después todo cambió. Su representante, Chris Cradock, padre del guitarrista Steve y antiguo policía (profesión compartida con el padre de Fowler), arriesgó su dinero para que la banda de su hijo pudiese continuar en la industria musical y proseguir grabando y actuando en directo.

El mayor impulso a nivel musical para que Ocean Colour Scene pudiesen retomar con éxito su carrera discográfica provino de su amistad con el gran gurú del revival mod de los años 70, Paul Weller.

El antiguo líder de los Jam y Style Council quedó prendado de la habilidad como guitarrista de Cradock, con quien compartía su reverencia por la elegancia mod, los sonidos de los años 60, el soul, los Beatles, los Who, los Kinks o los Small Faces.

En 1993 la banda teloneó a Paul Weller y éste invitó a Steve Cradock a participar en la grabación de su segundo Lp en solitario, “Wild Wood”.

A partir de ese momento, la relación de Weller con Ocean Colour Scene se estrechó hasta convertirse en su mentor musical. Cradock colaboró con su ídolo en la gira de promoción del Lp.

Otro personaje importante en relanzar al grupo de Birmingham fue Noel Gallagher, el compositor y principal responsable del éxito de Oasis y la explosión del denominado britpop en los años 90.

Oasis habían publicado en 1994 su Lp debut, “Definitely Maybe”, un disco de trad-rock que había causado sensación en el panorama discográfico británico y Noel, después de escuchar las demos de algunos temas de Ocean Colour Scene, les invitó a girar con ellos, hecho que, junto a las alabanzas de Paul Weller, un auténtico icono musical en el Reino Unido, consiguió reavivar el interés de las compañías discográficos por el grupo.

Finalmente en 1996 firmaron por MCA para grabar el single “The riverboat song”, canción promocionada de manera profusa en las radios inglesas (en especial por el discjockey Chris Evans) que terminó entrando con fuerza en las listas de singles de muchos países europeos.

Este tema, que presentaba a Paul Weller en los teclados, fue parte integrante de su segundo disco grande, “Moseley Shoals” (1996), uno de los mejores Lps del año gracias a cortes como “The day we caught the train” (con claras reminiscencias del “I Am The Walrus” de los Beatles, a quienes versionaron con “Day Tripper”), la vibrante y stoniana “You’ve got it bad”, “The circle” (una maravilla pop con guitarra de Weller) o el citado single “The riverboat song”.

El álbum, que evocaba de manera óptima los grandes nombres del período 60’s, sirvió para mostrar la capacidad vocal de Simon Fowler y especialmente la habilidad en la guitarra de Steve Cradock.

Mientras en Gran Bretaña se habían convertido en superestrellas, en la cuna del rock, los Estados Unidos, Ocean Colour Scene pasaban bastante inadvertidos a pesar de girar en 1996 por el país del Tío Sam como teloneros de los mismísimos The Who.

“Marchin’ Already” (1997), un disco sensacional, fue acusado por cierto sector crítico de no variar su fórmula retro-rock. A pesar de ello, consiguieron llegar al número 1 en las listas británicas de Lps.

Presentado con el single “Hundred mile high city”, una pieza rock de intensa instrumentación que se incluía en una atractiva colección de canciones con baladas acústicas de buen trato melódico como “Big Star”, “It’s a beautiful day”, balada pop con trazos soul y gospel en la que colaboraba la cantante P.P. Arnold o la extraordinaria “Get blown away”, una pieza con piano Beatle e intro de guitarra a lo Status Quo 60’s en su etapa psicodélica del magistral Lp “Picturesque Matchstickable Messages” (1968).

“Profit in peace”, tema antibélico, fue el single adelanto de “One from the modern” (1999), otro disfrutable trabajo con las concomitancias clásicas de la banda y una tendencia a medios tiempos y sonoridades más acústicas con algún tema rockero como “July”, probablemente el mejor corte de un disco de menor estimulación que sus dos anteriores trabajos.

En el año 2001 publicaron “Mechanical Wonder” (2001), Lp más que notable que proseguía su invariable senda: retomar sus referencias clásicas del pop, rock y soul y remozarlas con el buen saber hacer compositivo e instrumental de esta satisfactoria banda.

Pluralidad de tempos, mixtura de sonoridades acústicas y eléctricas y canciones de alto nivel que volvían a poner de manifiesto la buena disposición de amalgama de texturas sesenteras desde una óptica actual.

El movido y elegante sencillo pop soul “Up on the downside” fue el adelanto de un notable disco modulado desde un dominio acústico.

La influencia de los Who es perceptible en temas como “In my field”, al estilo “Quadrophenia” o “Who’s next”. De las variadas baladas del álbum, destacan “Biggest Thing”, “You are amazing”, bella composición de emocionante progresión, y sobre todo, la mejor canción del disco, “We made it more”, un prodigio melódico.

“Give me a letter”, gran tema de sinuoso y excitante ritmo reminiscencia de T. Rex con una fenomenal línea de bajo y un original órgano tocado por el ex Merton Parkas y Style Council, Mick Talbot, la alegre tonada que da título al álbum, la balada con raíces folk “If I gave you my heart”, y el último tema, “Can’t get back to the baseline”, un sosias del “Paperwack Writer” de los Beatles son valiosos momentos que hace de este disco todo un paseo sonoro más que aconsejable, como así es casi toda la discografía de uno de los conjuntos británicos más recomendables de las últimas décadas.

En el verano del año 2003, Ocean Colour Scene publicaron en Sanctuary Records “North Atlantic Drift” (2003), un gran álbum con las atemporales resonancias de siempre: Beatles, The Who, The Small Faces o Traffic.

“I just need myself”, “Golden Gate Bridge”, “Make the deal” (excelente tema con ascendencia de los maestros Phil Spector y el “Beach Boy” Brian Wilson), “When evil comes”, “On my way”, “For every corner” o “She’s been writting”, canción tributo a Sandy Denny (Fairport Convention) que cuenta con la colaboración de la cantante de folk Linda Thompson, son algunos de sus mejores cortes.

En “A Hyperactive Workout For The Flying squad” (2005), producido por Dave Eringa, y “On The Leyline” (2007) volvieron a contar con la aparición de Paul Weller.

“Saturday” (2010) y “Painting” (2013) son sus últimos discos en estudio.

Comentarios de Discos en AlohaPopRock-AlohaCriticón

On The Leyline (2007)



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.