• Por Antonio Méndez

Crítica

Después de un intrascendente disco de versiones, Paul Weller parece rejuvenecerse (sin perder madurez) y vuelve a escribir temas propios de entidad en “As Is Now”, un disco bastante heterogéneo e interesante en donde al lado de sus amadas raíces negras de soul, y la influencia vocal y sonora de Steve Winwood/Traffic, encontramos piezas rock con guitarras distorsionadas, preciosas melodías, pop vodevilesco, cortes folk, jazz, funk y melodías sofisticadas que conviven con tramos más enérgicos (realmente se agradece esta dosis de energía), como la apertura pub-rock-funk de “Blink and You’ll Miss It”, una especie de encuentro entre Hendrix, los Jam de comienzos de los años 80 y Style Council, en donde brilla el vital sonido guitarrero, con apertura hendrixiana, y una intensa sección rítmica que invita a la comunión de cambio de la narrativa.

“Paper Smile” es uno de los mejores momentos del disco, con incisivas guitarras rock-blues, un trabajo rítmico de base soul excelente, en especial la batería, y potentes acordes a lo Who.

El disco alcanza uno de los momentos culminantes con la magnífica “Come On/Let’s Go”, potente corte rock que funciona en casi todo: ardientes guitarras acústicas y eléctricas, enérgico ritmo, urgente expresión vocal, algún que otro coro en armonías, desarrollo melódico de primera… Uno de los mejores temas del álbum que incluso nos retrotrae a la época de los Jam.

paul-weller-foto-criticaAhora cambia el tono y nos vamos al vodevil en la animada pieza “Here’s The Good News”, con arreglos de viento, riff de piano y alguna resonancia del Paul McCartney más music-hallero, e incluso Randy Newman.

Con la relajadita “The Start Of Forever” calmamos el tempo previo y con una acústica nos intenta embelesar con una melodía bastante apañadita de corte folk y algún aplique bacharachiano.

El tempo sigue calmoso en “Pan”, balada con base de piano que en principio parece que va a dar pie a que aparezca Madonna con “Life is a mystery….” Parrapapá. Pero no, por fortuna Weller se pone místico-espiritual en una pieza angelicalmente arreglada con ecos del Nick Cave más grave.

El folk británico a lo Led Zeppelin más acústicos es la base de “All On a Misty Morning”, tema que da paso al single “From the Floorboads Up”, palpitante pieza garajera con un estribillo propicio para el contagio vocal. Directa, enérgica, corta, desabrida, abrupta… magnífico rock.

“I Wanna Make It Right” es una tonada simpática, un dulce, amoroso medio tiempo con contagioso ritmo y de nuevo algún trazo vodevilesco (de nuevo Macca sobrevolando en el concepto).

“Savages” es un tema muy hermoso a nivel melódico con piano y un delicado viento adornando tal beldad.

La balada “Fly Little Bird” retiene el sabor melódico de altura con guitarras acústicas, un piano, y una voz que ayuda a sublimar la emocionalidad de la pieza y elevarnos finalmente en una coda-himno, con el último “Fly” a cappella.

Los sonidos acústicos se reiteran en “Roll Along Summer”, un tema pop-jazz que remacha sus ascendencias stevewinwoodianas. Más tarde nos ponemos a bailar con el funk de “Bring Back the Funk”, y cerramos este satisfactorio disco con “The Pebble And The Boy”, afligida balada con piano de sonoridad clásica y suntuosos arreglos de cuerda en contraste con una voz de raíz soul.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Paul Weller

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:9    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar