• Por AlohaCriticón

CAMARÓN (2005)

Dirección: Jaime Chávarri.

Intérpretes: Oscar Jaenada, Verónica Sánchez, Jacobo Dicenta, Mercé Llorens.

La faceta humana y el arte desplegado por José Monge Cruz, más conocido

por Camarón de la Isla, se dan cita para ofrecer un bosquejo de la

personalidad de este gitano, figura admirada y controvertida donde las

haya.

“Mi madre me dio todo lo que soy, me parió cantando en vez de llorar”.

Para entender el fenómeno Camarón, las palabras precedentes que

pronuncia ante la prensa son la clave que ayudan a descifrar ese misterio.

Las andanzas del emperador del quejío son ahora llevadas al cine por

Jaime Chávarri, ayudado en el guión por Álvaro del Amo.

Desde la humilde cuna de la familia Monge hasta el resurgir de la estrella,

Chávarri nos muestra la afición que desde chaval el cantaor sentía por la

Fiesta Nacional; las primeras perras que ganaba cantando en fiestas

privadas; la entente que formó con otro genio de la música, Paco de Lucía;

sus escarceos con las sustancias psicotrópicas; y, finalmente, su

doloroso declive físico.

Además de la afición que le inculcaron sus padres, Camarón se pudo

empapar, desde muy niño, de la cercanía de grandes del flamenco como

Manolo Caracol o Pastora Pavón, “La Niña de los Peines”.

No faltan referencias a salas de fiesta tan emblemáticas como “La Venta

de Vargas”, en su tierra y “Torres Bermejas”, ya en Madrid, donde

maduraría su oficio sobre las tablas.

Ni tampoco se excluye la grabación de un álbum de culto para cualquier

aficionado al flamenco, “La leyenda del tiempo” (1979), en el que, por

primera vez, introduce nuevos instrumentos como la batería, algo que

sentó mal a los que él denominaba “flamencólicos”, es decir, los más

tradicionales.

No obstante la minuciosa y, sin embargo, no dilatada relación de

acontecimientos de la vida del artista, se han dejado fuera otros hechos

que habrían contribuido a aportar luces y sombras adicionales en la frágil

existencia del biografiado: el accidente de tráfico que sufrió y sus trágicas

consecuencias, su breve paso por prisión, la polémica sobre los derechos

de autor, o el interés que suscitó su persona en el famoso productor

musical, Quincy Jones.

Algo que merecería recordarse en este comentario son los pinitos que el

gaditano realizaría en el mundo del celuloide. Ahí quedan sus trabajos

en “El amor brujo” (1967) de Rovira Beleta, “Casa Flora” (1972) de Ramón

Fernández y “Bodas de sangre” (1980) y “Sevillanas” (1992) de Carlos

Saura.

En todo biopic, el trabajo de quien da vida al protagonista es esencial. En

este sentido, tanto Óscar Jaenada, como Verónica Sánchez, ésta en su

papel de Dolores Montoya, “La Chispa”, están a la altura de las

circunstancias.

El desahogo de dolor de José Candado en el aeropuerto de Barcelona,

después de llegar de la clínica Mayo en Rochester y la interpretación de

la “Nana del caballo grande”, supone un broche emocional a la historia de

alguien a quien se llegó a considerar un santo en vida.

Alberto Alcázar

Enlaces

Óscar Jaenada

Verónica Sánchez

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:36    Promedio:1/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar