• Por AlohaCriticón

LOS DIOSES DEBEN ESTAR LOCOS (1980)

Director: Jamie Uys.

Intérpretes: N!Xau, Marius Weyers, Sandra Prinsloo, Louw Verwey.

En el aislado desierto de Kalahari transcurre la vida en silencio y en paz, los únicos habitantes que moran el lugar son unos seres humanos de baja estatura pertenecientes a la raza de los bosquimanos. Su vida, con sus tareas tradicionales y juegos infantiles, transcurre en plena felicidad y armonía. Un buen día, del cielo cae un extraño objeto (una Coca-Cola que ha lanzado un piloto desde una avioneta) que perturba problemáticamente la coexistencia de la tribu. Para solventar el conflicto, uno de los bosquimanos decidirá entrega el díscolo elemento a los dioses que se lo han enviado, para ello tendrá que iniciar un viaje hasta el fin del mundo.

Simpática producción de Botswana que, a pesar de varios fases de desmaña técnica (seguramente consciente), construye un estimulante, divertido y admirable estudio crítico y satírico de la evolución (o involución) de la frenética, tecnológica e industrializada condición del ser humano civilizado en comparación con la “salvaje”, tranquila y natural convivencia de un poblado bosquimano.

La confrontación entre actitudes vitales y culturas dispares, el homenaje claro al mundo del burlesco mudo, las sardónicas referencias a la prosperidad contemporánea y el punto documental establecido en la percepción natural del paisaje africano permiten con magnificencia calificar a este trabajo como una más que satisfactoria película que hará las delicias de todo buen amante del cine cómico con trasfondo ideológico.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:75    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar