• Por Antonio Méndez

Crítica

Primer disco del grupo británico de rock progresivo Gentle Giant.

Producido por Tony Visconti, el LP ofrece una mezcla entre hard rock, jazz, blues-rock y sonidos medievales a través de una brillante interacción instrumental.

Destacan a largo de todo el álbum el saxo de Phil Shulman, la guitarra de Gary Green y los teclados de Kerry Minnear.

Diversos pasajes sonoros con complejas estructuras, heterogeneidad de estilos, variaciones de tempos, originales arreglos y un apreciable sentido para la melodía son características encontradas en uno de los temas más significativos del disco, “Nothing At All”, canción con excelentes armonías vocales, mixtura entre pasajes acústicos y eléctricos, extenso solo de batería, y lírica melancólica que gira en torno a la soledad y el amor perdido.

Amalgaman la energía rockera con el jazz y el tono épico en “Giant”, y ligan un belicoso blues-rock con sutiles trazos medievales en “Why Not?”.

Plasman escenarios vampíricos en la magistral “Alucard” (Drácula al revés), pieza que consigue de manera efectiva una fascinante atmósfera gótica; y componen pausadas piezas de gran valor melódico, como las sobresalientes “Funny Ways” o “Isn’t it Quite And Cold?”, destacado tema de influencia Beatles con un prominente violín de Ray Shulman, cello de Claire Deniz y la dulce voz de Phil (al igual que en “Funny Ways”) en contraste con la agresividad característica de su hermano Derek. La canción evoca ambientes cabareteros de décadas pretéritas.

La corta pieza instrumental “The Queen”, que adapta de manera paródica el “God Save The Queen”, es el intrascendente corte final de este gran disco debut que cuenta con una memorable portada obra de George Underwood, colaborador de David Bowie en sus inicios.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Gentle Giant