• Por Antonio Méndez

gruff-rhys-sadness-sets-me-free-album-nuevoCrítica

Gruff Rhys, con o sin los Super Furry Animals, siempre (o casi) ha ofrecido buenos discos. Este no está mal.

Cantautor con gusto, estilo, sonidos pop orquestales, melódicos, con arreglos de cuerda y viento, ahora modo lounge más tarde country, con dosis tenues de psicodelia.

Se abre con la canción de taberna que titula el álbum, “Sadness Set Me Free”, tema con petición de dejar atrás su vanidad y egoísmo, participando Kate Stables en coros.
Es un country con Gruff con voz cascada, piano honky tonk, y variantes de tempo, terminada la pieza con una coda lenta.




gruff-rhys-critica-review-2024-sadness-sets-me-free-canciones“Bad Friend” anima el disco con un alegre ritmo y un piano pegadizo.
Es un corte sobre amistad imperecedera, a pesar de los vaivenes de la vida, con ecos de Harry Nilsson.
Se hace monótono.

Pop lounge el de “Celestial Candyfloss”. También es una canción de ritmo rápido y orquestado.
Posee toques soul y un buen puente, con una interpretación vocal frágil y un progreso melódico de entidad.

El alto ritmo no cesa con “Silver Lining (Lead Balloons)”, otro tema sinfónico-soul, pop champán, con destacada batería de Klip Scurlock.
La canción, optimista, lanza un mensaje estilo “todo tiene solución menos la muerte”…

“On The Far Side Of the Dollar” crea una poética de ciudades en llamas, preguntas pretenciosas sobre naturaleza, perros sin collar
Es una canción lenta, elegante, con piano, orquestación, de ejecución delicada, con variantes en crescendo que transmiten.




En “They Sold My Home To Build A Skyscraper”, Rhys critica la evolución de un presente y futuro deshumanizado mediante un pop samba, punteados los versos con un órgano y con empleo de atmosféricos sintetizadores.

“Peace Signs”, ironías con pesimismo social y política… cabezas en venta, guerras culturales, mierdas por cerebro… es un pop con clase, psicodélico, de estupendo desarrollo y estructura.
Los delicados arreglos vocales e instrumentales no hubieran desagradado a Curt Boettcher.

“Cover Up The Cover Up” es una canción política… mentiras de gobiernos… como balada con toque oriental.
Frágil, de bonito estribillo
, Gruff aboga por “tal vez es el momento de una reinvención”…

El galés retoma el country con “I Tendered My Resignation”, aburrida balada.

Termina el LP con “I’ll Keep Singing”, medio tiempo sobre independencia personal, voluntad propia, que parece en su inicio una versión del “I Got You Babe” de Sonny Bono y Cher, progresando como una psicodelia orquestal que liga con el primer tema y título del álbum… la tristeza me libera.