• Por Javier Platas

ryan-adams-prisoner-albumCrítica

Ryan Adams publica su decimosexto álbum de estudio con este “Prisoner”, un trabajo producido por el propio músico estadounidense.

Es un disco aceptable marcado en sus textos por el divorcio entre Adams y la cantante y actriz Mandy Moore.

Musicalmente ofrece sin especial brillantez sonidos ochenteros de AOR, heartland rock y algún retazo de folk rock, apreciándose en muchos pasajes una clara influencia de Bruce Springsteen.

La apertura “Do You Still Love Me?” es de lo más potable del álbum, al igual que el tema de homónimo título, “Prisoner”, con su guitarra jangle.

La atmósfera sombría de “Shiver And Shake” es realmente magnífica, mientras que la hermosa balada acústica “To Be Without You” suena como una mezcla entre Tracy Chapman y el Neil Young más folkie y melancólico.

Aunque seguramente la canción más notable de “Prisoner” sea “Breakdown”, un destacado corte de gran clase con excelente combinación de guitarras acústicas y eléctricas, además de un magnífico progreso melódico.

Más allá de estos plausibles aciertos, el resto del disco deja una sensación de bastante indiferencia, con composiciones formulistas carentes de especial singularidad.