• Por Antonio Méndez

Crítica

En “A Ghost Is Born” (2004) Jeff Tweedy vuelve a exhibir su talento para expandir las odiosas etiquetas que solamente sirven para que gente cerrada y descerebrada no sepan disfrutar de la música que no se someta a la misma en el cual le ha ubicado su contexto personal.

Aposentado en medios tiempos atmosféricos, tratado con mimo y complejidad en la creatividad compositiva, arreglos y producción, con un calado emocional cada vez más introspectivo, el álbum peca en algunos pasajes de pretenciosidad e indulgencia, que expanden los temas de manera gratuita.

Mezclado de nuevo por Jim O’Rourke, en esta ocasión el disco, que solamente se aprecia en su verdadera valía tras varios días de escucha, está muy influenciado por Neil Young y sus Crazy Horse, al mismo tiempo que por el John Lennon más descarnado.

La experimentación en torno a unas melodías y escenarios muy personales, vuelve a incidir en la extrema captación del estado emocional de su narrador, con cadencias íntimas, letras reflexivas con voces frágiles y delicadeza en las formas que contrastan con guitarras quejosas y virulentas, como así se muestra la apertura del disco, “At Least That’s What You Said”, un tema que podría ir firmado por Neil Young en su LP “Zuma”.

“Hell Is Chrome” comienza con un animado piano para posarse de nuevo en tempos sosegados, pianos lennonianos, textos de tentación, seducción y posesión.

En la extensa y progresiva “Spiders (Kidsmoke)”, Wilco mezclan líricas abstractas, ritmos deudores del Krautrock y guitarras arañantes de Crazy Horse para conformar un título pegadizo pero un tanto repetitivo. No obstante, posee una extraña atmósfera proclive a una danza hipnótica.

La hermosa balada “Muzzle Of Bees” contiene una agradable imaginería ceñida en retazos folk-rock que le otorgan una apariencia calmosa y exquisita. “Hummingbird”, un corte muy Beatles en la época “Magical Mystery Tour” o “White Album” con base de piano y un tono más dinámico que temas anteriores. “Handshake drugs” muestra la facilidad de Tweedy para crear atractivas melodías pop, al igual que en “Wishful Thinking”, con bajos musculados que definen ritmos cuasi bolanianos culminados con resonancias noise.

“Company In My Back” resulta ser uno de los cortes más bellos a nivel melódico y mejor arreglados del álbum, con una combinación perfecta de instrumentos entre los que destaca una retozona mandolina.

“I’m a Wheel” es uno de los temas más rockeros del disco y de lírica más intrascendente con alguna resonancia de T. Rex; mientras que “Theologians”, canción de vivificado ritmo de piano sobre la individualidad e independencia espiritual, es otro de los mejores momentos de este “A Ghost Is Born”, que flaquea en “Less Than You Think”, canción principada, como casi todo el disco, con un tempo tranquilo y un piano acomodado al mismo que termina con nueve minutos de nadería absoluta con ruido sinsentido, insufrible, autocomplaciente.

Después de esta bobada el tema tompettyano “The Late Greats” pone punto y final al álbum con una crítica sobre la música basura que suena generalmente en las radiofórmulas mientras que existen grandes canciones y artistas que jamás sonaran en dicho medio.

Ir a la biografía AlohaCriticón de Wilco

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:20    Promedio:4.4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar