• Por AlohaCriticón

DEPRISA DEPRISA (1981)

Dirección: Carlos Saura.

Intérpretes: Berta Socuéllamos, José Antonio Valdelomar, José María Hervás Roldán, Jesús Arias.

“El Mini” (José Antonio Valdelomar), “El Meca” (Jesús Arias), “El Sebas” (José María Hervás Roldán) y Ángela (Berta Socuéllamos) son cuatro muchachos que quieren huir de su entorno, pero para ello necesitan dinero inmediatamente. Todo lo que quieren conseguir tiene que ser ya.

En pleno periodo de cambios personales y profesionales (separación de

Geraldine Chaplin, últimas películas con Querejeta,…), las innovaciones

en el cine de Saura se convierten en una constante que marca cada uno de

sus nuevos trabajos. Con “Deprisa, deprisa”, parece volver a sus

orígenes de “Los golfos”, con un filme rozando el documental, instalado

en el realismo del que había intentado evolucionar durante años, hacia

un concepto más psicológico, más profundo de sus personajes, sin

distracciones anecdóticas, y que habían hecho de su cine una obra

difícil y elitista.

En muchos aspectos, “Deprisa, deprisa” es la búsqueda de unas nuevas

bases para un nuevo arte popular actualizado. Porque, Saura, parece

plantearse hacia dónde buscar lo popular una vez desaparecida la

dictadura; cuando los valores se han desdibujado y la ideología ha

quedado desbordada por todos los lados por la brutal realidad de la

sociedad de consumo.

No obstante, Saura necesita explicarse más allá de la mera lectura

superficial, buscando la profundidad de sus personajes y la sensación de

naturalidad, para lo que se basa en material de documental, convive con

sus protagonistas y utiliza actores no profesionales que interpretan sus

propios papeles en la realidad; consiguiendo dejar tras la palabra fin,

la brutal y dura sensación de la seca realidad del moderno “cuarto

mundo”, subproducto marginal de la “panacea” que nos vende la sociedad

liberal-capitalista.

Hay que hacer especial mención en ésta película a la música, que se

convierte en uno de los elementos substanciales de la narración, porque

aunque Saura evita cualquier juicio moralizante, nos proporciona

mediante las canciones que los protagonistas oyen, no sólo su ritmo de

vida, sino también buena parte de sus referencias mentales, su sentido

de la libertad, del amor. Incluso el título y alguno de sus personajes

están sacados de éstas músicas evolucionadas desde los márgenes del

flamenco más bastardeado, que ubica a sus personajes como emigrantes del

sur, y refleja con formidable energía su mundo marginal.

Angel Lapresta

Enlaces

Carlos Saura


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:65    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies