• Por AlohaCriticón

LA CONDESA RUSA (2005)

Dirección: James Ivory.

Intérpretes: Ralph Fiennes, Natasha Richardson, Vanessa Redgrave, Lynn Redgrave.

Shanghai, 1936. En los arrabales de la ciudad asiática, se hacinan familias

rusas de noble origen que huyeron de la feroz revolución acaecida en su

patria.

Entre ellas se encuentran los Belinskaya, que pueden ir sobreviviendo

gracias a los ingresos conseguidos por la bella Sofía (Natasha

Richardson), incrementados al trabar conocimiento con el señor Jackson

(Ralph Fiennes).

Con los nombres de lustre que integran la parte técnica e interpretativa

de “La condesa rusa”, se presagiaba algo más de lo que, finalmente, el

resultado definitivo depara.

Para empezar, un triángulo creativo formado por el tándem Ivory-Merchant

y por Kazuo Ishiguro, el autor de la novela “Lo que queda del día”, cuya

adaptación fue llevada con éxito por el citado dúo productor.

Por otro lado, el sólido elenco en el que encontramos a las Redgrave y a

Ralph Fiennes, que pudiera haber sido garantía de calidad.

Sin embargo, aún con semejantes credenciales, “La condesa rusa”

naufraga precisamente por el alejamiento de esos intérpretes con los

personajes a los que dan vida (sobre todo los dos principales); y también

por los posibles cortes de un guión demasiado extenso.

Ralph Fiennes, que intenta emular a Vittorio Gassman o Al Pacino

en “Perfume de mujer” (1974), o “Esencia de mujer (1992) respectivamente,

no logra dar la talla como veterano diplomático invidente que participó en la

célebre Sociedad de Naciones, mientras que la muy retocada Natasha

Richardson no encaja con naturalidad en la que debiera ser una flamante y

decadente aristócrata rusa.

Además, muchas similitudes podrían encontrarse con el planteamiento de la

legendaria “Casablanca” (1942).

Exceptuando el epílogo en el que, al contrario de la película de Michael

Curtiz, finaliza una gran amistad y se inicia una historia de amor con la

imagen de los bajeles orientales surcando el mar; en el resto, encontramos

a un extranjero de vuelta de todo, que decide montar un chiringuito en el

que recalan facciones del ejército chino y del japonés que se encuentran

en el preludio de un conflicto bélico; o bien, la existencia de un dichoso

pasado (no común) de los protagonistas, que vuelven a revivir de forma

reiterada (con la carga dramática que ello conlleva).

En resumen, desilusionante canto del cisne del indio Ismail Merchant, en

una carrera en la que, no obstante, se hallan algunas joyas

cinematográficas.

Alberto Alcázar

Enlaces

Ralph Fiennes

Vanessa Redgrave

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:11    Promedio:3.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar