• Por Antonio Méndez

mudhoney the lucky ones album cover portadaCrítica

Surgieron en Seattle a finales de los 80 y pudieron conseguir el mismo éxito radiofónico que otros conjuntos grunge de la época, sin embargo no fue así y los Mudhoney quedaron en un segundo plano popular con discos de buen nivel como “Mudhoney” o “Every Good Boy Deserves Fudge”, en donde se comulgaba el garage-rock de los 60 con el punk y el metal de los 70.

Los primeros y más agresivos sonidos del grupo, cimiento de los álbums citados, intentan ser recuperados por el grupo en “The Lucky Ones”, su nuevo disco en estudio aparecido en Sub Pop con producción de Tucker Martine (The Decemberists, Sufjan Stevens).

Aunque no hay una canción excesivamente trascendente, no falta en el álbum el ruidismo con las guitarras fuzz y el feedback, los vigorosos ritmos, las actitudes bravío-chulescas, los tonos entre catárticos y fieros, y la mezcla descrita previamente entre el garaje, el heavy metal y el punk, con querencia por los Stooges, Black Sabbath, Sonics, Led Zeppelin o MC5. Precisamente estos últimos y los Stooges son influencia de “I’m Now”, en donde se habla de un pasado sin sentido y un futuro tenso con poderosos ritmos, distorsión guitarrera, aplausos, un piano minimalista.

El garage-rock de ardientes guitarras y fibrosa línea de bajo se manifiesta en “Inside Out Over You”, previo de uno de los mejores temas del álbum, el single homonimo “The Lucky Ones”, con fuzz guitar, sección ritmica funk-rock, un solo de batería.

mudhoney-foto-grupoEn la metalera “Next Time” se ponen ceñudos sexuales, y “And The Shimmering Lights” atempera el tempo y el rudisimo sin perder la dinámica rítmica en una pieza psico-garage.

Con “The Open Mind” vuelven a facturas más heavy metal criticando la mentira y la manipulación, los sermones y politiqueos mediocres, defendiendo el pensamiento individual… “La mente abierta es una mente vacía, así que voy a mantener cerrada la mía”.

“What’s This Thing” tiene primeras trazas guitarreras blues-rock cruzadas con ritmos garage-rock.

En “Running Out”, con riff ledzeppeliano, buscan escapar lejos de donde están abordando el ineludible paso temporal; en la berreante-agresiva “Tales of Terror” mezclan el punk con Dick Dale en una estimulante interacción guitarrera; se ponen morosos y atmosféricos con “We Are Rising”; y cierran el álbum con “New Meaning”, en donde no quieren perder el significado vital proporcionado por una fémina a través de su habitual apostura garage-punk.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:5    Promedio:3.8/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar