• Por AlohaCriticón

brian jones sitar fotos pictures albums biografia biography discografiaBiografía

Miembro fundador de los Rolling Stones y principal instrumentista (según Bill Wyman, bajista del grupo: “Brian fue el inventor y el inspirador de los Rolling Stones. La banda no hubiera existido sin él”), Brian Jones, a pesar de no aparecer como compositor en los títulos oficiales de los Stones (sí en los instrumentales firmados con el seudónimo conjunto Nanker/Phelge), tuvo una gran influencia en el desarrollo de su música (tocaba infinidad de instrumentos que tras su salida del grupo desaparecieron de su sonido), en su imagen y en la apariencia escénica.

Brian Hopkins Jones nació el 28 de febrero de 1942 en Cheltenham, Gloucestershire, en el seno de una familia acomodada. Su madre era profesora de piano y su padre un ingeniero aeronáutico gran aficionado a la música jazz y practicante de piano.

Debido a su natural rebeldía institucional, Brian no era muy amante de los estudios (aunque tenía un coeficiente de inteligencia de 135 y llegó a cursar estudios inacabados de óptica). Heredó de sus progenitores la melomanía y la instrumentación practicando desde muy joven con su guitarra su música favorita, el jazz y el blues. Además de las seis cuerdas, el joven Brian también tocaba a la perfección el piano, el órgano, el saxo, el clarinete y muchos instrumentos más. Fue como saxo alto (al igual que Charlie Parker, uno de sus ídolos) como se introdujo en el negocio musical al entrar en la formación denominada Ramrods.

Con el dinero ganado en los Ramrods se largó a Europa por donde estuvo vagando llevando una vida bohemia tocando en pequeños bares y cafeterías su armónica y guitarra. Tras el periplo por el continente (especialmente por Escandinavia), en el que (según rumores) dejó dos hijos ilegítimos (además de los otros que tenía en Inglaterra), regresó a las Islas Británicas.

Fue entonces cuando se interesó aún más por el blues americano y nombres míticos como Muddy Waters, Elmore James (al principio se hacía llamar como homenaje a James, Elmore Lewis) o Jimmy Reed.

brian-jones-sitar-fotoSus habilidades musicales le llevan a entrar en la formación de Alexis Korner, los Blues Incorporated, grupo en el que conoció a Ian Stewart. Una noche, actuando en la Ealing, fue visto por un trío de amigos que vivían juntos en Londres con la esperanza de entrar en la industria profesional de la música, sus nombres: Keith Richards, Mick Jagger y Dick Taylor, tres nuevos miembros que terminaron incorporándose al grupo de Alexis Korner. Keith Richards recuerda: “Brian era fantástico, la primera persona que ví tocar una slide eléctrica”. Poco después, y a iniciativa de Brian Jones, se formaron los Rolling Stones. Dick Taylor se marchó para fundar los Pretty Things y se incorporaron dos nuevos componentes: Bill Wyman y Charlie Watts. Era el año 1962 y los Stones comenzaban su carrera con Jones como líder (casi) absoluto. No en vano cuando ficharon por la Decca en su contrato constaba que cobraría más que los demás miembros del grupo londinense.

Brian era un músico genial que sabía dominar todos los resortes de la guitarra, desde la slide, la Mando guitar, la bijoo guitar, la vox de doce cuerdas… Destacaba asimismo en el sitar, el dulcimer, las marimbas, el saxo, el melotrón, el clavicordio, las campanas, el clarinete o la armónica (le enseñó a Jagger a tocarla). Por otra parte, el sonido de la fuzz guitar de Jones fue de los primeros en oírse en el mundo de la música moderna.

Con el éxito conseguido por los Stones, las fans se multiplicaban alrededor del grupo, principalmente en busca de los dos miembros más agraciados físicamente, el cantante Jagger y el rubio Jones. Brian se autoconsideraba el auténtico líder de la banda y como tal se mostraba en las entrevistas. Eran los primeros tiempos del grupo que dieron un vuelco con el paso de la década. Su mánager, Andrew L. Oldham, determinado a que sus muchachos siguieran el camino de los Beatles, exigió al grupo que compusiera con más productividad sus propios temas.

Los dos compositores de la banda a partir de ese momento fue la pareja Keith Richards/Mick Jagger, arrinconando a Jones en la faceta. Brian, con su dualidad de rebelde/tímido había compuesto algunos temas pero los consideraba demasiado blandos y faltos de calidad para presentarlos al conjunto. Nunca compuso un tema para los Stones (dejando al margen Nanker/Phelge y otras colaboraciones no acreditadas). Se dedicó a la bebida, a las drogas y a las chicas.

Los excesos en las drogas, que le llevaron a juicio, y su complejo de inferioridad respecto al superior talento para la escritura de Jagger/Richards, le hicieron adoptar una postura cada vez más pasota dentro de la banda, alegando que la senda musical que los Stones estaban siguiendo no era la más deseada.

brian-jones-discografia-stonesInició algunos proyectos en solitario, como la composición de la banda sonora de “A Degree of Murder” (1967) o “Brian Jones Presents The Pipes of Pan At Joujouka” (1971), un disco póstumo que había grabado al lado de músicos marroquíes.

Otro acontecimiento clave de la vida de Jones se produjo cuando su novia Anita Pallenberg (protagonista de “A Degree Of Murder”) le fue infiel con Richards, cuando Jones se encontraba recuperandose en un hospital de un ataque de asma. Este hecho fue otra gota más que colmó el vaso de Jones, quien ya no aguantaba a sus antiguos colegas, en espacial a Jagger y Richards. Su inmersión en las drogas poco a poco fue alienándolo de la vida real y la despedida del grupo se produjo definitivamente el 8 de junio del año 1969.

Cuando se estaba rumoreando una reunión con el vocalista y guitarrista de Small Faces, Steve Marriott, con este último antes de formar Humble Pie, Brian Jones fue encontrado muerto en la piscina de su mansión en un accidente nada aclarado ocurrido el 3 de julio de 1969 en Harfield, Sussex. Tenía 27 años. Está enterrado en el cementerio de su localidad natal, Cheltenham.

Los Rolling Stones, ya con Mick Taylor como reemplazo de Jones, tenían previsto un concierto dos días después en Hyde Park, que dedicaron a su memoria, al recuerdo de un músico excepcional que se vio engullido por su propia vorágine, Brian Jones.