• Por AlohaCriticón

LA ANGUSTIA DE VIVIR (1954)

Director: George Seaton.

Intérpretes: Bing Crosby, William Holden, Grace Kelly, Anthony Ross.

Un actor de teatro llamado Frank Elgin (Bing Crosby) lleva una década en decadencia afectado por el alcoholismo y con un gran complejo de culpabilidad debido a la muerte del único hijo de la pareja.Bernie Dodd (William Holden), su director de escena, y Georgie (Grace Kelly), su esposa, intentarán luchar por sacarle del triste estado en que se encuentra, aunque las cosas no van a resultar nada fáciles…

Con una temática similar a las célebres “Días sin huella” y “Días de vino y rosas”, nos encontramos ante un film que podía haber dado mucho más de sí, y que quizás mereció un director de más envergadura para haberlo resuelto con más solvencia, debido sobre todo a la falta de brío en la narración (demasiado monótona en ocasiones) y a la existencia de escenas un tanto forzadas.

Otro de sus errores es el no entrar a fondo en el verdadero problema de un alcohólico, pasando por encima de la problemática como si se tratase de una mera adicción, de la que es capaz de prescindir en el último momento casi milagrosamente.

Todo se centra principalmente en el sentimiento de culpabilidad que arrastra el protagonista tras morir su hijo atropellado en el pasado por un descuido suyo. El sentirse responsable le immoviliza para ser capaz de hacer algo en la vida y en lugar de enfrentarse a ello se da a la bebida. Este enfoque sí que es un gran acierto del film y está brillantemente tratado por Seaton, quedando patente en los múltiples problemas que tiene el protagonista la capacidad de desenvolverse en los escenarios y volver a ser el que fue.

De todas formas, el trío protagonista está espléndido y sorprende especialmente la brillantísima interpretación de Bing Crosby, en un papel muy distinto a todos los que había realizado hasta entonces y donde demostró unas grandes cualidades dramáticas. Su papel de Frank Elgin está incluso por encima de aquel padre O’Malley que se hiciera con el óscar. Lo cierto es que volvió a ser nominado por tercera vez a la estatuilla, en competición con Marlon Brando, que la acabó ganando por su papel en el gran film de Elia Kazan, “La ley del silencio”. Sí que lo ganaría Grace Kelly, arrebatándoselo a Judy Garland, quizás con justicia, pues hizo un gran papel de sufrida esposa, que ha de soportar incluso que la culpen injustamente de ser la causante de los problemas de su marido.

La película incluye una serie de números musicales para el lucimiento del protagonista, que no son demasiados y que son oportunos con la historia. Especialmente memorable es el de “Love and learn” (Ama y aprende), que canta Bing Crosby cuando se halla en la barra del bar, aliviando sus penas e interviene en la actuación de una corista… O particularmente bonito y sentimental es el de “It’s mine, it’s yours”, donde en uno de los ensayos representa a un vendedor ambulante de sueños.

En conclusión, un trabajo más que interesante, con tres actores brillando a gran nivel.Salva

Enlaces

Grace Kelly

William Holden


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:10    Promedio:4.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies