• Por AlohaCriticón

papa por sorpresa cine critica cartel

PAPÁ POR SOPRESA

Dirección: Andy Fickman.

Intérpretes: Dwayne Johnson, Madison Pettis, Kyra Sedwick, Roselyn Sánchez.

Con guión de Nichole Millard y Kathryn Price.

Un célebre jugador de fútbol americano, Joe Kingman (Dwayne “The Rock” Johnson), cambia su hedonista vida por una existencia más doméstica cuando una niña llamada Peyton (Madison Pettis) aparece en su casa presentándose como su hija. El mujeriego y festivo Kingman tendrá que acomodarse a su nueva situación de padre.

Comedia familiar de la Disney con el protagonismo principal de Dwayne Johnson, el conocido “The Rock” de la WWF reconvertido en actor de acción, aventura y comedia.

La verdad es que la caracterización de Johnson, dentro de los lugares comunes de esta película, es bastante simpática. Él y su perro de ficción, junto a la aceptable química que mantiene con la niña Madison Pettis, sostienen los mejores momentos humorísticos del film.

La historia se basa en temas clásicos de la comedia, como el emparejamiento singular (aquí en una relación paterno-filial imprevista), los personajes fuera de su habitual contexto, y el choque de costumbres.

The Rock es en la trama “El Rey” del fútbol americano de Boston y un admirador acérrimo de otro “Rey”, el del rock, Elvis Presley. Tanto sus fotos como las de Elvis decoran su apartamento ultramoderno.

Egocéntrico y narcisista, se lucra a base de bien gracias a su estatus estelar como figura deportiva (publicidad por aquí, publicidad por allá), y aprovecha cualquier momento para intimar con muchachas de buen ver en su lujoso y tecnificado piso.

Nos presentan en el inicio de la película un ambiente festivo para presentar su contexto “humano” deportivo, con un grupo dispar y estereotipado: el tontón, el listón, el matón y el guasón.

También hay un contraste relamido y tópico de responsabilidad familiar con otro componente del equipo muy pero que muy responsable. Con lo que se da la idea de que por organizar fiestas y disfrutar de la soltería ya se es un inconsciente. No, hombre, no.

Los gestos de Dwayne y los primeros contactos con Madison Pettis proporcionan algunos momentos aceptables de humor amable, con lugar para el slapstick y algún intercambio verbal con gracia que define la primera diferencia entre ambos.

Con posterioridad y como era de esperar, el vínculo se estabiliza con el típico acercamiento progresivo de afectos.

El primer acto es muy visible. The Rock, que tanto canta a Elvis como a los Temptations, posee desparpajo, carisma. En ocasiones sabe ser irónico, cínico, en otras caricaturesco. La niña ofertas buenas réplicas. El perro es simpaticón… que se duerme con los cuentos, que lo visten con tutú, que “juega” al fútbol americano…

Lamentablemente, más tarde la historia se adocena y aparecen los ineludibles y poco originales rasgos tiernos y románticos con la importancia de la familia en primer plano.

El aspecto dramático-sentimental final es muy largo e imaginable, con lo que el último acto se revela agotador.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Dwayne Johnson


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:23    Promedio:3.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies