• Por Javier Platas

the-kills-ash-and-ice-discoEste interesante dúo británico está formado por la cantante y guitarrista Alison Mosshart y por el guitarrista, vocalista y ocasional batería Jamie Hince. Ambos vuelven a unir esfuerzos cinco años después de su última experiencia conjunta con aquel estimable “Blood Pressures” (2011).

En ese tiempo, entre otras cosas, Alison editó un disco con su otro proyecto, The Dead Weather (del que también forma parte el inquieto Jack White), mientras que Jamie por su parte vivió la ruptura sentimental con la modelo Kate Moss y una grave lesión en su mano izquierda por la que tuvo que someterse a varias operaciones viéndose imposibilitado durante un tiempo para tocar la guitarra. Estos hechos quedan reflejados tanto en algunos textos como en el menor peso que tienen las guitarras en “Ash & Ice”, sobre todo si lo comparamos con sus primeros trabajos.

En este quinto LP de su discografía se escuchan cajas de ritmos, sintetizadores, distorsión, guitarras con aroma blues… todas estas características toman cuerpo en el corte inicial “Doing It To Death”, un tema de sonoridad similar a “Heart Of a Dog”, seguramente la mejor canción del álbum, un excelente blues-garage-rock que está próximo a lo que podrían ofrecer los White Stripes hace algunos años.

the-kills-fotosAlison Mosshart exhibe un amplio registro vocal que tanto puede ser sexy como agresivo o intimista, siendo su aportación en este sentido un factor clave para los mejores momentos del disco.

En “Hard Habit To Break” cohabitan notablemente unas ásperas guitarras con una acertada utilización de sintetizadores creando una atmósfera intensa, casi paranoica.

“Bitter Fruit” suena a los Stones ochenteros con alguna huella de T. Rex.

“Hum For Your Buzz” es una gran balada, cargada de sentimiento, que basa sus méritos en una desgarradora interpretación vocal de Mosshart y en los punteos blues de la guitarra de Hince.

Un piano de tintes melancólicos tocado por Dean Fertita (componente también de The Dead Weather) es el protagonista de “That Love”, romántica pieza lenta que precede a “Impossible Tracks”, en donde elevan el ritmo de la mano de un riff sinuoso creando un tema de ambiente entre oscuro y sensual con falsete en el estribillo.

“Whirling Eye” pone punto y final a este desigual pero meritorio álbum con una disfrutable composición post-punk de pegadizo coro y cierta influencia de las colaboraciones de David Bowie con Iggy Pop a finales de los 70.


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies