• Por Antonio Méndez

jack-white-boarding-house-reach-albumCrítica

Tercer álbum en solitario de Jack White, el más experimental de su discografía hasta la fecha.

En “Boarding House Reach”, con bases blues y funk en un enfoque art rock, Jack emplea no pocos sintetizadores en piezas de ambiciosa producción.

Mujer, sufro mucho, alivia mi dolor, quiero ser dominado por ti… “Connected By Love” abre el LP. Es un corte blues de dependencia amorosa con coros femeninos góspel aportados por las hermanas McCrary acompañando a White, quien hace convivir varios sintetizadores con guitarra acústica, un órgano Hammond, un piano… No es nada del otro mundo.

A White parece que no le gusta que la gente tenga perro como animal de compañía… en “Why Walk a Dog” se pregunta… ¿por qué paseamos al perro? ¿lo compraste en una tienda? ¿es para no aburrirte? ¿para ser su maestro?… Balada electro-blues del montón con ráfagas de distorsión.

Más interesante es la rítmica “Corporation”… ¿quién está conmigo?… Jack quiere montar una empresa y lo expresa con ritmo funk y percusión latina. Congas, moog, de nuevo las McCray… No está mal el riff a lo Rick James.

jack-white-critica-album-2018-review“Abulia And Akrasia”. Folk oriental y jazz con recital de C. W. Stoneking, violín, tuba, piano, trompeta… Peticiones varias con presunto humor… os voy a pedir, voy a ser sincero, allá va… ¿puedo tomar otra taza de té? Relleno de minuto y medio.

Funk jazz experimental con “Hypermisophiac”, disonancias y ruidos. Para olvidar.

White se inspira en una novela de Alistair McLean en la pieza “Ice Station Zebra”, libro llevado al cine con Rock Hudson y Ernest Borgnine en el reparto, para crear un dinámico rap-funk-jazz. Escuchable. Para cantar junto a Beck.

El Jack White más rock a lo White Stripes se encuentra en este disco en “Over And Over And Over”, texto con verborrea sobre los mitos griegos de Sísifo y Atlas con fondo sónico garage blues rock. Buen riff guitarrero.

Interludio robótico experimental con “Everything You’d Ever Learned”. Bobby Allende aporta la percusión étnica tribal en una pieza no desdeñable en su estructura. ¿Quieres todo? Pues toma todo. Calla y aprende.

Variantes rítmicas en “Respect Commander”, corte progresivo con múltiples estilos confluyendo… electro funk, psicodelia, blues, art rock…. Intensa.

Freak folk con “Ezmerelda Steals The Show”… recital sobre una anciana en las alturas que tacha al personal de absurdo. Se pasa rápido.

Otro corte experimental de interés es “Get In The Mind Shaft”, psico-funk de misterioso, interesante texto… paseos por río, un niño con un piano, pescadores… Jack White utiliza el talkbox, el vocoder, la cuica…

“What’s Done Is Done” es una pasable balada blues-soul sobre ruptura con consecuencias trágicas que el autor comparte vocalmente con Esther Rose… No puedo luchar más, voy a comprarme una pistola…

Termina el disco con la acústica lenta de “Humoresque”, adaptación del clásico de Antonin Dvorak con filtro lírico de, aunque suene raro, Al Capone… rayos del sol jugando, árboles moviéndose, cánticos de niños y amantes…

Apreciable intento experimental dentro de su sonido de raíces. Se queda a medias.

Ir a la biografía AlohaCriticón de The White Stripes

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar