• Por Antonio Méndez

manic street preachers send away the tigers album review songs discoCrítica

La banda de James Dean Bradfield y Nicky Wire ha conocido distintos ropajes sónicos a lo largo de su carrera, desde el punk politizado al glam-rock, pasando por el hard-rock o el pop. Cualquier apostura estilística ha servido a estos galeses para ofertar su dispar escritura, últimamente no recibida con demasiadas alegrías a pesar del más que interesante “Know Your Enemy”, estupendo disco de heterogéneos sonidos sangrantemente infravalorado por los típicos berzas, y “Lifeblood”, escuchable álbum en donde acentuaban su composición más pop-rock FM “paratodoslospúblicos” tipo U2.

Con este “Send Away the Tigers” ofertan de nuevo otro conglomerado de músicas que en ocasiones parecen resucitar a los Queen ochenteros, en otras remedan el hard-rock de los Guns N’ Roses o los sonidos arena-rock de Foreigner, inspirándose también en el glam-rock más festivo, tipo Slade, o acometiendo con exultación piezas power-pop.

“Your Love Alone Is Not Enough” es uno de esos temas que animan y avivan el ánimo por su jubilosa y bien recibida falta de pretensiones pop compartida con Nina Persson, la vocalista de los Cardigans. La exuberancia rítmica, la pujanza de su estribillo de insatisfacción amorosa, y el concepto de disfrute bubblegum les acerca (si limaran un pelín su trivial orientación radiofónica) a los Redd Kross más poperos.

En algunos temas no pierden su faceta más política, con ecos sobre Iraq en “Send Away the Tigers”, pieza iniciada con un órgano de iglesia y guitarra acústica, y un desarrollo que mezcla el hard-rock melódico con el glam. También sobre Iraq asientan “Imperial bodybags”, canción con agitados ritmos rockabilly, estribillo glam y tempo con remembranzas al clásico “Baby, Please Don’t Go”. Citan tanto la CIA como echan de menos a Jack Lemmon (seguramente teniendo en mente el film de Costa-Gavras “Desaparecido”), en “Rendition”, canción en la que pretende recuperar sus primeras esencias punk.

manic street preachers fotos picturesOtros cortes del álbum son “Underdogs”, canción comenzada como punk-pop ramoniano con ritmo de aceradas guitarras, explosión glamera en el estribillo, y apoyo a los freaks, débiles y desamparados sociales, o “Indian Summer”, medio tiempo con atmósfera nostálgica, arreglos épicos, y reflexiones sobre aperturas de mente y clarificaciones de preguntas existenciales.

En “The Second Great Depresion” se marchitan con la tristeza y un constante muro de serruchos guitarreros. Esta última es una de las varias piezas con ascendencia de los Queen ochenteros, aspecto subrayado en “Autumnsong”, pop-rock con juegos vocales, guitarra inicial a lo Slash y suntuosos arreglos de cuerda en donde intentan dar ánimos al depresivo, retratando caminas de escape y fuga ante una situación de degradación emocional.

De lo más escuchable son los ejercicios arena-rock de la parte final, como “I’m Just a Patsy”, canción sobre los cabezas de turco (con cita para Lee Harvey Oswald) que les acerca a los himnos de rock de estadio de los Scorpions de la década de los 80 cuando no a los melódicos Foreigner de finales de los 70; y la pieza que cierra el álbum, “Winterlovers”, estampas invernales de arboledas que parece el resultado de un coito entre los Guns N’ Roses, Queen y Pretenders.

Ir a la biografía AlohaCriticón de los Manic Street Preachers

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:20    Promedio:4/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar