• Por Antonio Méndez

album review blackfield ii disco critica portada coverCrítica

Al mismo tiempo que el británico Steven Wilson grabó con los Porcupine Tree uno de los discos más sugestivos del año 2007, también tuvo tiempo para reunirse con el israelí Aviv Geffen para editar el segundo álbum de este proyecto aparecido tres años después de su primera colaboración conjunta.

Este disco se nutre principalmente de las composiciones de Geffen, un talento inferior al de Wilson pero superior a muchos otros, que sabe escribir con sensibilidad canciones pop de gran mérito filtrando influencias diversas que van tanto del pop orquestal 60’s al soft-rock 70, pasando por el prog-rock y la psicodelia. En ocasiones algunas la atmósfera de algunos piezas suenan como una coctelera entre los Sagittarius de Curt Boettcher, Radiohead, Beatles y Pink Floyd.

Es indudable la belleza de las canciones, en ocasiones sublime, y que los textos no se pierden en banalidades crípticas o poéticas autocomplacientes, con narraciones sobre temas universales, románticos o existenciales, a los que se dota de un cautivador sentido épico, melancólico, dramático.

Dentro de lo sublime destaca la maravillosa “1000 People”, corte escrito al alimón por Aviv y Steve con suntuosos arreglos, hechizante melodía y un texto romántico-trágico. Ofrece una belleza melancólica muy propia del mejor proceder de Wilson, quien escribe también la apertura del álbum, “Once”, la pieza con mayor eco de su labor en los Porcupine Tree, intro de percusión tribal y vocalidad a lo Thom Yorke. Es en donde suenan con mayor fiereza las guitarras eléctricas.

Wilson es el autor de “Christenings”, pop con cruce entre America, Beatles y Pink Floyd, un estribillo seductor y una intensidad creciente en su evocación emocional.

De lo mejor de Geffen como escritor solista es “Miss U”, tema soft-pop de desamor con triste recuerdo de la mujer perdida. Con una estructura clásica compositiva, muestra un admirable enfoque melódico, el estribillo es muy efectivo en su remembranza nostálgica y los arreglos acentúan el dolor por la pérdida amorosa.

Otros cortes del disco son “Some Day”, pop preciosista de base acústica con texto animoso y de esperanza para un muchacho deprimido; “Where Is My Love?”, elegante pieza que enfatiza la tristeza inherente a sus composiciones y que vigoriza instrumentalmente su sencillez lírica con aceramiento guitarrero a mitad de su duración; o la sensacional “End Of The World”, corte lento que cierra el álbum reincidiendo en la búsqueda sublime de la beldad melódica con texturas exquisitas y gran sensibilidad.

Ir a la biografía AlohaPopRock-AlohaCriticón de Blackfield

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:17    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar