• Por AlohaCriticón

gosford park cartel pelicula poster movieGOSFORD PARK (2002)

Director: Robert Altman

Intérpretes: Maggie Smith, Michael Gambon, Kristin Scott Thomas, Ryan Phillippe.

Es el año 1932. El matrimonio de aristócratas Sir William McCordle (Michael Gambon) y Lady Silvia (Kristin Scott Thomas) reunen a una serie de amigos en su mansión de la campiña Gosford Park, para organizar una partida de caza. Allí se darán cita gente de la nobleza inglesa, protagonistas de hazañas bélicas y artistas de diversa índole.

Nueva entrega del prolífico e irregular Robert Altman, el realizador de Kansas que ha cruzado el charco para ofrecernos su usual retrato coral de carga ácida, centrado aquí en un universo alejado de sus pretéritas y naturales propuestas. El film es una aceptable mezcolanza entre “La regla del juego” del maestro francés Jean Renoir, la televisiva serie británica “Arriba y Abajo” y el whodunit clásico de las novelas de intriga de Agatha Christie que contiene las pautas clásicas de Altman, una diatriba social de estructura coral narrada con talento y fluidez, buena puesta en escena, utilización de diálogos superpuestos y excelente direccion de actores.

Sin embargo, la película es una cáustica instantánea sobre la lucha y diferencia de clases con escaso desarrollo en sus caracteres y con una trama de exigua garra, centrada más en la interacción puntual de los personajes que en su progresión, lo que puede entibiar el conjunto de la obra. Además, la sátira no evita la obviedad, como es la definición fácil de las manidas y maniqueas características psicológicas y costumbristas de las diferentes clases sociales.

Los amantes de las constantes autorales de Robert Altman se lo pasarán en grande, los demás depende de su grado de conexión con personajes e historia.

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Kristin Scott Thomas

Maggie Smith

Helen Mirren

Ryan Phillippe

Emily Watson

Derek Jacobi

Clive Owen

Trent Ford

En su nuevo trabajo como director, Robert Altman ha optado por recuperar su viejo

estilo como narrador y centrar la acción de su film en el territorio de la comedia, componiendo

un híbrido de crónica social y de sátira dirigido contra un grupo de personas

que constituyen un mundo aparte y diferente, del que el director se encarga de mostrar

sus carencias, debilidades, frustraciones y mezquindades.

El argumento de la película, cuyo guión es obra de Julian Fellowes, gira en torno a

las relaciones que se establecen entre un grupo de aristócratas ingleses de principios del

siglo XX, cuando uno de ellos les invita a pasar un fin de semana de caza en su casa,

Godsford park, imagen modélica de las viejas tradiciones inglesas. Este tema, desarrollado

ya en el cine por cineastas tan magistrales como Jean Renoir, sirve, de nuevo, para

mostrar al espectador la rígida y decadente vida de la sociedad posvictoriana; aquella

que, lejos ya del esplendor imperialista del Imperio Británico, aun conserva los rasgos

tradicionales de una clase social poderosa que se niega a abandonar su condición de

protagonista en la sociedad inglesa. Sin duda alguna, esta moral de la grandiosidad y la

apariencia supone una metáfora de la decadencia política del Imperio Británico tras la

Primera Guerra Mundial, cuando su condición de primera potencia mundial dejo paso a

una paulatina pérdida de influencia dentro de las relaciones internacionales, suplantad

por su hijo menor, los Estados Unidos.

Pero nuestro análisis del film no puede reducirse a un estudio histórico de la época

en la cual se ubica la trama. Centrándonos en el desarrollo de la película podemos apreciar

como el director pretende hacer de este idílico escenario (una Inglaterra lluviosa y

campestre) todo un alarde de irónica reflexión sobre las debilidades y abusos del carácter

de sus personajes. Y es precisamente en el análisis de los personajes en los que se

centra la mirada del director, pues dos de ellos son los que nos explican las dos actitudes

que tiene Altman a la hora de entender la nueva sociedad que nació tras el desastre de la

Gran Guerra. Por un lado la vieja aspiración aristocrática del Imperio Británico, representada

por el dueño y patriarca familiar; y, por otro lado, el nuevo ideal triunfalista del

capitalismo estadounidense, encarnado por el excéntrico director de cine.

Hasta aquí, las virtudes del film son más bien literarias, y se deben a un excelente

guión que pretende ahondar en cada una de las miradas que se entrecruzan en la casa y,

al mismo tiempo, mostrar toda una galería de caracteres y sentimientos que elevan sobremanera

la categoría de esta gran película, donde el entretenimiento se debe a dos

grandes hallazgos: la fina ironía que esconde cada réplica del guión y, por supuesto, a la

maestría de Altman. Y, ¿cuál es esta maestría? Pues bien, desde mi humilde punto de

vista, la película debe toda su gracia y fuerza creativas a la esmerada puesta en escena

de Altman, con ese estilo inconfundible del que más tarde hablaré; pero, también, a una

decisión del director: la de mostrar los entresijos del servicio, de los que viven abajo,

centrándose en los sentimientos encontrados de esas personas que hipotecan su existencia

y sus ilusiones para servir a unos dueños, en la mayoría de los casos, mezquinos y

ridículos. El asesinato, necesario, aparece como un catalizador, una desgarrada muestra

de que el mundo que presenta el director esta pervertido, de ,as diferencias que existen

entre condiciones sociales separadas por una malla de tradiciones ancestrales centradas

en dividir aun más las vidas de unas personas tremendamente similares. Lo que de verdad

importa no es la resolución del crimen, una mera excusa narrativa en el desarrollo

de la película que sirve, entre otras cosas, para dar entrada a un delirante inspector de

policía, sino las vidas de los personajes. El final, tremendamente explícito, significa un

alivio para los personajes, que al fin se han enfrentado con un pasado sumiso y han podido

desembarazarse de sus miedos y obsesiones. Es por esta razón que todos quieren

alejarse de la casa, un marco que simboliza su decadencia, como si no fueran lo suficientemente

valientes como para afrontar sus propias limitaciones.

Altman se interesa por grupos humanos que se toman así mismo demasiado en serio,

y es precisamente de esta grandilocuencia de la que Altman extrae su fina ironía, transformado

todas sus películas importantes en disecciones sobre la sociedad contemporánea.

Los grandes ideales son los causantes de una actitud hipócrita y soberbia, dos actitudes

que son las responsables de crear un mundo basado en las apariencias, una especie

de vida ficticia que carece de verdad. Si analizamos los ejemplos más brillantes de la

filmografía de este gran director, descubrimos que, en efecto, responden a esta actitud;

tanto en “M. A. S. H.”, “El juego de Hollywood” o en “Vidas cruzadas” se repite este esquema.

Ahora bien, lo que verdaderamente aparece como original en su cine en su preocupación

por la veracidad, de tal manera que sus películas se convierten en documentales sobre la

psicología y los temores de la sociedad actual. Lo que les convierte en películas de ficción

es su mirada cínica e irónica.Victor Rivas Morente

Fichas En ElCriticón-AlohaCriticón

Kristin Scott Thomas

Maggie Smith

Helen Mirren

Ryan Phillippe

Emily Watson

Derek Jacobi

Clive Owen

Trent Ford


Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:14    Promedio:3.2/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies