• Por Antonio Méndez

delitos-y-faltas-woody-allen-poster-sinopsisDirección: Woody Allen.
Intérpretes: Woody Allen, Martin Landau, Alan Alda, Mia Farrow.

Con guión de Woody Allen (“Annie Hall”).

Sinopsis

Judah Rosenthal (Martin Landau) es un prestigioso oftalmólogo que, casado con Miriam (Claire Bloom), mantiene desde hace dos años una relación extramatrimonial con Dolores (Anjelica Huston). Cuando esta última le pide que deje a su mujer, las cosas se complican.
Por su parte, Clifford Stern (Woody Allen), un director de documentales de escaso éxito, no soporta a su cuñado, Lester (Alan Alda), un famoso productor de productos televisivos. Con un matrimonio rutinario, Clifford conoce a una ayudante de Lester, Halley Reed (Mia Farrow), de la que se enamora.

Crítica




delitos-faltas-woody-allen-critica-review-filmPelícula de Woody Allen con título de inspiración en Fiodor Dostoievski.
En el film, Woody mezcla el drama psicológico, la intriga criminal y la comedia ligera en ambiente urbano judío burgués, alternando dos historias paralelas (mucho más interesante la protagonizada por Martin Landau) para crear conflictos de moral, de culpa, de insatisfacción… con dos triángulos amorosos.

En uno, con un excelente Martin Landau como protagonista, parece cruzar a Claude Chabrol con Alfred Hitchcock con una narrativa de saltos temporales; el otro, con el propio Woody Allen como eje, satiriza el esnobismo en el mundo cultural, confrontando pensamientos y consecuencias profesionales, religiosas, con una mirada cáustica dentro de un desarrollo de mediano interés de perdedor romántico conmocionado por la pérdida de su referencia intelectual.




No faltan abundantes referencias culturales, sean literarias (Robert Frost, Emily Dickinson, Anton Chéjov…), musicales (Franz Schubert, Robert Schuman) y cinematográficas (“Matrimonio Original” de Hitchcock, “Cantando Bajo La Lluvia”, “El Último Gángster” con Edward G. Robinson) en esta cinta tragicómica que liga en su tramo final las dos historias, significando que la prosperidad, la felicidad, la tranquilidad del ser humano, depende, derivado de la crudeza de la propia vida, más de dominar la moral en un mundo agridulce de claroscuros, de injusticias, de engaños, que de someterse a ella; depende más del triunfo en la superficialidad que del fracaso en la hondura. De debilidad o de fortaleza mental. De creencias. De la suerte.

Fichas en AlohaCriticón

Woody Allen
Alan Alda
Mia Farrow
Anjelica Huston
Claire Bloom
Daryl Hannah