• Por Antonio Méndez

black-lips-sing-world-falling-apart-discografiaCrítica

El sonido garajero de los Black Lips se transmutó en country rock y rock de raíces en este disco, “Sing In a World That’s Falling Apart”, un trabajo que en ocasiones suena a Bob Dylan y en otras a los Rolling Stones del “Exile On Main Street”.

Se abre con “Hooker John”.
Historia de chaperos, de prostitución, de paseos por la ruta 66. Cabe hasta un eructo.
No está mal el texto, con imaginería surreal estilo Dylan de los años 60, en un medio tiempo country folk con título derivado de Johnny L. Hooker.

Rock de raíces a lo Stones del citado “Exile On Main Street” en “Chainsaw”, balada con pérdida amorosa cantada en armonías por Jeff Clarke y Zumi Rosow.
… es duro saber que te has ido, estoy solo sin ti…
También recuerda a Gram Parsons.
El cruce guitarrero es muy Keith Richards/Mick Taylor y hay resonancias melódicas del “Dead Flowers” del “Sticky Fingers”.

Ritmo festivo en “Rumbler”, pieza con armónica y riff pegadizo de guitarra.
Baile campestre o de taberna con canto en armonías y acompañamiento de aplausos.
Cuentan, con voz principal de Jared Swilley, la historia de Bobby Earl, vagabundo en bosques de Georgia.
Mira, entre las ramas… unos hippies.




black-lips-album-review-2020“Holding Me Holding You”, cantada por el rubio Jeff Clarke, es un corte rápido, entre el bluegrass y el rockabilly.
El estribillo es contagioso, propicio al canto.

Otro corte lento, “Gentleman”
… mi mujer no me quiere porque soy muy raro, ella quiere a alguien amable, a un caballero, y yo soy muy bruto, un borracho…
El corte, con pedal steel y cantado por Cole Alexander, recuerda a Bob Dylan, de nuevo a los Stones del “Exile On Main Street”.

Más baladas con “Get It On Time”, una versión de una canción grabada como demo en el año 1966 por la Velvet Underground.
… si nos volvemos a ver, llega a tiempo…
El tema, con pandereta y percusión típica del disco con el plátano de Andy Warhol, es como si Bob Dylan se asociase con la Velvet de la etapa Nico. La voz principal es la de Zumi Rosow.




Influencia del boogie-glam de T. Rex en “Angola Rodeo”.
Pieza rítmica con historias de vaqueros y sonidos destacados del saxo de Zumi.

En “Georgia”, con guiño en el texto a Ray Charles, crean un ritmo pegadizo vals-country, obsesivo, marcado por el bajo.
Toques de Gram Parsons en esta pieza cantada por Clarke.

black-lips-criticas-discos-world-2020… sabes como volver loco a un hombre…
Esa moza tan atractiva se llama “Odelia”, y es un rock de raíces estilo The Band.

Sonido tex-mex con “Dishonest Man”.
Salones, jueces, escorpiones…
Otra estampa del Oeste con uso del theremin.




Una de las mejores piezas ( y más melódicas) del disco es “Locust”, un agradable, luminoso corte cantado por Jeff Clarke… langostas en el viento… de ambiente western, con toques beat 60’s, que podrían grabar Moby Grape o los Stones en el año 1966 con producción de Andrew Oldham.

Termina el LP con “Live Fast Die Slow”, borrachera en el salón del Oeste.
El muro se desmorona. Balada tabernaria. Honky tonk.
La botella medio llena.

Ir a la biografía AlohaCriticón de The Black Lips

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar