• Por Antonio Méndez

smashing-pumpkins-album-shinyCrítica

Tras muchos años sin coincidir en un estudio, James Iha y Jimmy Chamberlin se reunieron con Billy Corgan para grabar el décimo disco de los Smashing Pumpkins, un álbum producido por Rick Rubin.

El álbum no es nada del otro mundo, con arreglos sencillos de radiofórmula y textos sin trascendencia, entre la nada y la introspección.

Se abre con “Knights Of Malta”… quiero volar para siempre, vamos a hacer que ocurra… uouououo… Un pop-rock del montón con coro femenino góspel-soul y adornos de cuerdas.

“Silvery Sometimes (Ghost)” es un buen tema, uno de los mejores del disco. Directo, melódico, rítmico… Como si mezclasen la nueva ola de los Cars con el britpop más comercial de los Manic Street Preachers.

smashing-pumpkins-2018-album-review“Travels” es olvidable. Un relleno con texto baladí y un sonido aburrido FM a lo U2.

Otro corte válido: “Solara”. Las guitarras afiladas otorgan intensidad, tiene fuerza y melodía y es el tema en donde se muestra más su influencia Cheap Trick… no soy todo el mundo, no soy más que un cuerpo en mi mente.

… penetración del miedo, revelaciones libertarias… “Alienation” es una canción pop rock bastante floja, aunque hay que destacar el trabajo en la percusión tipo marcha militar de Chamberlin.

Vuelve el rock con la pieza corta “Marchin’ On”. Ritmo rápido y uso de la orquestación conviviendo con el hard de herencia Black Sabbath con poso post-grunge. Por lo menos aquí hay actitud rockera.

Tempo tranquilo el de “With Sympathy”, dulzón, melódico arena rock con guitarras jangle.

Este disco de largo y pretencioso título termina con “Seek And You Shall Destroy”, canción de rock melódico con un buen riff guitarrero. Las hay peores.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:1    Promedio:3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar