• Por Antonio Méndez

fahrenheit-451-cartel-peliculasDirección: François Truffaut.
Intérpretes : Oskar Werner, Julie Harris, Cyril Cusack, Anton Diffring.

Película basada en una novela de Ray Bradbury (“Fahrenheit 451”, Editorial Debolsillo). Con guión de François Truffaut (“Besos Robados”, “Domicilio Conyugal”) y Jean-Louis Richard (“El Último Metro”, “La Noche Americana”).

Sinopsis

Guy Montag (Oskar Werner) es un bombero dedicado a quemar libros. Su vida cambiará tras un encuentro con Clarisse (Julie Christie), vecina que le estimula en la lectura. Poco a poco Montag comenzará a sentir rechazo al sistema que estaba ayudando a sostener.

Crítica

fahrenheit-451-pelicula-criticaVersión cinematográfica de François Truffaut sobre el clásico distópico de Ray Bradbury, quien, a la par que intentaba fomentar el amor a la lectura, criticaba de forma inteligente las sociedades totalitarias que intentan anular la personalidad del ciudadano manteniéndole en la ignorancia, condición proclive a establecer el pensamiento único, la homogeneización de valores superficiales, y la fácil manipulación.

Aunque la película es correcta, con interpretaciones principales muy aceptables (entre ellas Julie Christie en un doble papel), una ambientación minimalista muy efectiva, y un reflejo elemental de los mensajes de Bradbury, al conjunto le falta un mayor retrato y penetración en sus personajes secundarios, además de un mayor ímpetu e incisión emocional en la descripción de la paranoia creciente de un personaje central masculino que, a pesar de su progreso, transmite básicamente una apatía contagiosa, todo lo contrario que el Guy Montag literario.

Fichas en AlohaCriticón

Françoise Truffaut
Julie Christie


fahrenheit-451-julie-christieEn una sociedad futura la lectura esta prohibida por el Estado y la unidad de bomberos Fahrenheit 451 tiene como función ir a los domicilios, buscar y quemar los libros que los subversivos leen y guardan a escondidas. Uno de estos bomberos, Montag (Oskar Werner), conoce un día a una joven maestra Clarissa (Julie Christie) y entre ellos comienza una relación de mutuo entendimiento, a través de la cual el propio Montag empezará a despertar su curiosidad por la lectur,a llegando incluso a esconder libros en su propia casa a riesgo de ser descubierto por su esposa y sus superiores.

Atención : Contiene Spoiler

Interesante película del director francés François Truffaut basada en la obra del mismo titulo de Ray Bradbury. Llevada a la gran pantalla con un buen ritmo y rigor narrativo, y excelentemente interpretada por Julie Christie, quien interpreta a dos personajes radicalmente opuestos entre sí, por un lado la de una maestra de escuela llamada Clarissa, una persona con unos métodos e ideales contrarios a los de la sociedad que le ha tocado vivir, y por otro la de la esposa del protagonista principal, Linda, una mujer egoísta, conformista y hedonista que se da la gran vida a costa de nuestro sufrido protagonista.

Cabe destacar que la intención de su director a la hora de abordar este proyecto era la historia en sí y la de los personajes que la componen, no teniendo que recurrir al uso de un enorme presupuesto, costosos efectos especiales y decorados muy caros (algo muy habitual hoy en día dentro del género de la ciencia-ficción), siendo un buen ejemplo de cómo se puede contar una gran historia con pocos medios, mucha pericia y un buen reparto de excelentes actores que puedan trasmitir al público como es la personalidad individual de cada uno de ellos.

Historia por tanto de claro manifiesto reivindicativo que denuncia por encima de todo la barbarie y la inconsciencia que supone destruir todo un legado de cultura e imaginación como son el mundo de los libros por personas como el jefe de bomberos (un magistral Cyril Cusack) que antepone sus absurdos ideales por encima de lo que piensen y opinen los demás en la secuencia donde le explica a Montag el por qué le lleva a actuar de esta manera siendo lo que es, una persona autoritaria y sin escrúpulos.

A destacar la magnífica e hipnótica banda sonora de Bernard Herrmann, y el gran trabajo fotográfico de Nicholas Roeg. Impactan secuencias como la que muestra la inmolación de la dueña de la casa, prendiéndose fuego junto a sus libros, y la del final de la película, en donde nuestro fugitivo protagonista se reencuentra con Clarissa y los hombres-libro, llegando a convertirse en uno de ellos con el fin de preservar el legado de la lectura para las siguientes épocas donde no exista la opresión, la intolerancia ni la persecución por el simple hecho de leer un libro.

Rostov


En una sociedad marcada por la disciplina en la que el gobierno ordena a los bomberos quemar todos los libros, Guy Montag se da cuenta del error y comienza a pensar que una nueva realidad puede ser posible.

“El cine de papá ha muerto”. Así expresaban Truffaut, Godard y Chabrol en Cahiers du cinema su pertenencia a la nouvelle vague. El nuevo movimiento de origen francés arremetía contra el academicismo burgués y contra los directores de la llamada tradición de la calidad, filmes fruto del esfuerzo de un equipo y que eran aclamados por público y crítica al unísono.

Frente a esto, los jóvenes críticos y directores proponían una “política de autor” que consistía en reconocer en cada uno de los filmes la huella del autor y su estilo personal. Truffaut realiza en 1966 Fahrenheit 451, la temperatura a la que arde el papel. Resulta atractivo analizar esta obra que ha sido la más cuestionada del realizador y la que, sin embrago, sigue reflejando esa idea que promulgaba el maestro: reconocer en el filme al hombre que lo hizo.

En Fahrenheit 451 Truffaut pudo aunar sus dos pasiones. A través del cine, el director consiguió homenajear a su segundo amor, la literatura. En 1970, el director francés afirmaba en la revista Télécine, “si he elegido los libros y el cine desde la edad de once o doce años, está claro que es porque prefiero ver la vida a través de los libros y del cine”. Truffaut evidencia así su interés por los libros y, siendo así, no es de extrañar que le atrajese la idea de llevar al cine la novela de Ray Bradbury.

Truffaut logra transmitir su preocupación, y la nuestra. Un futuro no muy lejano en el que los libros estuviesen prohibidos y se persiguiese a todo aquel que osara leerlos. Pero la idea no es tan sencilla como eso, el director relaciona esa batalla con la incapacidad de las personas para razonar, para pensar por sí mismas. Nos presenta máquinas controladas por el estado, esta idea también está presente en la más reciente 1984, de Michael Radford. Personas vigiladas y vigilantes, indiferentes, irracionales y débiles, y entre toda esa masa, la esperanza. Oscar Werner representa al individuo libre, una defensa de los sentimientos propios, del yo contra el nosotros. Combinando las características de este personaje con las peligrosas circunstancias en las que se halla se consigue un filme a medio camino entre la poesía y el terror psicológico, entre Renoir y Hitchcock.

Julie Cristhie interpreta en esta película dos personajes antagónicos, por un lado, la mujer de Montag, fiel seguidora del sistema; por otro, la profesora, baluarte de la mujer fuerte y armoniosa, capaz de afrontar la situación antes, durantes y después. En contraposición, Oscar Werner representa al hombre débil y cobarde. Si bien los actores conforman el carácter de la película, los verdaderos protagonistas en la obra son los libros. Truffaut comentaba cuando grababa un set del filme que los planos en los que se veía la caída de los libros hasta el suelo eran imprescindibles, y lo son. El acto de desechar los libros es realista desde el momento en el que se nos muestra a personas consumidas por el miedo a saber y por el odio a lo desconocido.

Fahrenheit 451 tiene un final ambiguo, pero esto no es de extrañar pues es una constante en los filmes del director. Escoge un desenlace abierto, o un principio después del fin. El futuro es incierto, sí, pero contemplar a todos esos hombres-libro es halagador y, cuanto menos, esperanzador. El mérito para dos grandes: Ray Bradbury y Truffaut. Uno nos concede el placer de leerlo, otro nos ofrece la posibilidad de verlo en imágenes.

Calabaza

Fichas en AlohaCriticón

Françoise Truffaut
Julie Christie