• Por Antonio Méndez

apuros-pequeno-tren-cartel-criticaDirección: Charles Crichton.
Intérpretes: Stanley Holloway, George Relph, John Gregson, Naunton Wayne.

Con guión de T. B. E. Clarke (“Oro En Barras”).

Sinopsis

En el pueblo británico de Titfield, varios vecinos, entre ellos el vicario Sam Weech (George Relph) y Squire Gordon Chesterford (John Gregson), pretenden hacerse ellos con la línea de tren hacia Mallingord que quiere cerrar el gobierno. Para ello logran la financiación del adinerado Walter Valentine (Stanley Holloway), amante de bares y licores.
Cuando un inspector de transporte viene a certificar la utilidad del servicio, los encargados de servicio de autobuses del pueblo, que ven en la desaparición del tren, un punto para mejorar su negocio, traman realizar un sabotaje que les deniegue la concesión tras el período de prueba.

Crítica




apuros-pequeno-tren-review-movie-fotosCharles Crichton, autor de la estimable “Oro En Barras”, rodó el primer film en color que produjo la Ealing, famosa compañía de comedias británicas que produjo algunos títulos memorables en los años 40 y 50.

La película hace brillar con fulgor la campiña inglesa en Technicolor y crea una historia coral llena de peculiares personajes, sea el entusiasta vicario George Relph, que rompe al final la cuarta pared; o Stanley Holloway destacando como millonario, gustoso siempre de una buena barra de bar y de sacar provecho a cualquier tiempo y lugar).




La trama es equilibrada, con giros, y gana en ritmo conforme avanza el metraje, encadenando situaciones simpáticas en las que se valora el esfuerzo conjunto, el sentimiento común, la iniciativa privada o la determinación por el objetivo.
Comedia ligera de agradables escenarios rurales, como una mezcla del John Ford irlandés con las historias de Frank Capra.