• Por AlohaCriticón

PUNTO Y RAYA (2004)

Dirección: Elia Schneider.
Intérpretes: Roque Valero, Edgar Ramírez, Ramiro Meneses, Daniel Alvarado.


Pedro Peinado (Edgar Ramírez) es un joven colombiano que reside en el Páramo del Rosario y que ha decidido, de forma voluntaria, alistarse en el ejército de su país. Por el contrario, a Cheíto (Roque Valero) le va el trapicheo y ello le costará su ingreso, de manera forzada, en los campos de reclutamiento de Venezuela. Ambos serán movilizados con sus respectivas tropas a la frontera, en el río Morón, no tardando sus destinos en cruzarse.

En el amor y en la guerra todo vale. Y así lo ha entendido Elia Schneider en esta comedia agridulce, en la que se narran las peripecias de dos soldados de distintas banderas y custodios de la frontera entre Colombia y Venezuela.

Con un guión de Henry Herrera y unos intérpretes desconocidos, pero solventes (a resaltar el gran parecido físico de Roque Valero con el actor inglés, Tim Roth), Schneider parodia la inestable situación en Centroamérica, concretamente en el polvorín colombiano, donde operan, según sus distintos intereses, los “narcos”, la guerrilla y el ejército.

Así, después del accidentado encuentro de los dos combatientes, la acción se irá desarrollando alternándose las posiciones de fuerza o de atracción de los mismos, según las influencias y designios de Ares o Venus,

respectivamente.

Al principio de la cinta se advierte al espectador que la tonalidad cromática elegida para la fotografía ha sido por el criterio de la dirección, algo obvio, por otro lado. No obstante, nada se dice del deficiente sonido, al que hay que achacar el que, en algunos momentos, haya parte de los diálogos que no consigan entenderse.

“Punto y raya” es una película muy al estilo de “Mediterráneo” (1991), donde la amistad entre individuos de uno y otro bando, prevalecía respecto a los oscuros e idealistas fines por los que se batallaba.

Un filme, en definitiva, en el que se vuelve a demostrar, por medio del encuentro de personas de diferentes países, que no hay nada tan evanescente como la línea divisoria de los territorios cuando la química y el entendimiento es tan manifiesto entre ellas.

Alberto Alcázar

Fichas en AlohaCriticón

Édgar Ramírez

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:8    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar