• Por AlohaCriticón

Dirección: Thomas Vinterberg.
Intérpretes: Jamie Bell, Bill Pullman, Michael Angarano, Novella Nelson.


En la población de Estherslope, más concretamente en su plaza de ElectricPark, vive Dick (Jamie Bell), un joven que se queda huérfano a temprana edad y que, fruto de la casualidad y de una amistad, adquiere poco a poco la afición a las armas. La finalidad de salvar al mundo mediante un empleo pacífico de aquéllas, hará que se forme un grupo de fieles al movimiento armamentístico.

Dejando a un lado los principios del manifiesto “Dogma 95”, dos de sus principales impulsores, Thomas Vinterberg y Lars Von Trier, se meten en otro tipo de experimento, como director y guionista, respectivamente. Rodada en Dinamarca y Alemania, y narrada en primera persona por su principal protagonista, Vinterberg recrea un pequeño y tranquilo pueblo estadounidense para plantear una rocambolesca historia juvenil al ritmo de la música de “The Zombies”, rindiéndose honores y formalizándose estados civiles con los artefactos de fuego.

Reafirmando el mismo trasfondo que se contiene en “Bowling for Columbine” (2002) y “Elephant” (2003), “Querida Wendy” intenta ser más original que las anteriores partiendo de un planteamiento pacífico en la posesión de las armas y acabando, como no podía ser de otra manera con semejantes artilugios, como el rosario de la aurora. En este sentido, pueden venir a la memoria del espectador reminiscencias de “Sólo se vive una vez” (1937), “El demonio de las armas” (1949), “Bonnie & Clyde” (1967) o “Grupo salvaje” (1969).

Para reforzar esa originalidad de la que se quiere dotar a la película, Vinterberg se sirve de un documental que versa sobre las heridas de bala, para insertar imágenes algo escabrosas y sobreimpresiona, en animación, las distintas trayectorias y estrategias armamentísticas estudiadas por los miembros de la secta.

“Querida Wendy” es, en definitiva, una aventura de amor loco, con celos incluidos, que atraviesa corazones y cuya intensidad termina provocando la tragedia. Ya lo decía Queen en su inolvidable canción: “Too much love will kill you”.

Alberto Alcázar

Fichas en AlohaCriticón

Jamie Bell

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:7    Promedio:2.9/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar