• Por AlohaCriticón


Dirección: Carlos Saldanha y Chris Wedge.
Intérpretes: Película de animación.


La historia enfrenta a Rodney Copperbottom, un genial inventor enamorado de una sensual robot ejecutiva llamada Cappy que tiene la idea de crear robots para crear un mundo mejor, con un ambicioso hombre de negocios llamado Ratchet y a un inventor enloquecido llamado Big Weld.

“Robots”, para ser sincero llegué a la sala de cine pecando de ignorante, al no saber cuál sería el punto principal de la trama, pensando que según como dice el “Theme song” de la película – “Quiero ser más que un robot”-, pensé (muy mal hecho), que la trama giraría en el contexto onírico de un robot con aspiración a ser un humano, cuya desenvoltura marcara una constante lucha entre intentar ser algo que no te corresponde, y como era dirigida hacia los infantes, pensé que englobaría un mensaje potente de originalidad, en la percepción de ser lo que tu quieras ser, claro esta, mientras sea lo correcto, mostrando un buen ejemplo del amor propio hacia tu ser, enfocándose en el personaje principal con un grupo cómico de amigos que desencadenarían una serie de risotadas contundentes…

Pero me temo mucho que no, yo y mi desbordante imaginación que hizo hacerme expectativas nulas de un concepto inexistente, sacado solamente de mi meollo alguna razón para creer que me la iba a pasar de primera en el cine viendo una película animada de trama imprescindible.

Bueno la hora de la decepción tardó en llegar, pues desde el comienzo la película hace notar que el existencialismo robótico nada tiene que ver con el humano, mostrando un contexto de un mundo plagado de tecnología de primera e imaginación contundente para mostrar el nacimiento de un robot, el cual deja un magnífico sabor de boca, al ver que los animadores y creadores de la trama no pecaron de monótonos y presentan una muy buena primera parte, mostrando una ciudad únicamente de robots en la cual nace el típico soñador de un mundo mejor, este contexto lo hemos visto manejado en el contexto de Antz (hormigas), un joven soñador, con grandes expectativas, proyectando al espectador un mensaje al seguimiento de los sueños, las esperanzas y expectativas de una vida mejor, logrando conectarte con el personaje principal en sus ansias de cumplir su sueño; bueno hasta aquí va bien, después va en busca de sus sueños y anhelos, y es en este momento en que cumple uno de los errores contundentes, “El pez fuera del agua”, ¿En cuantas ocasiones tenemos que aguantar a ese personaje que sale de su vida monótona y se arriesga a ir a la gran manzana?, en especial en películas dirigidas hacia los más chicos de la casa, como si se les estuviera acabando el material.

Bueno, el asunto no se desenvuelve tan mal, pues nuestro robot soñador conoce la ciudad de una forma muy peculiar (esa escena sí la recomiendo ver), y como era de ser en cada película hay un cómico, el de la burla, la buhonería, o el que provoca las grandes risotadas, y es en un instante en el que conoce este singular amiguito robot un poco desquiciado de color rojo, el cual no cumple su completo papel y no provoca las eficientes risotadas, deparando sonrisas en lugar de una risa que retumbe hasta la más recóndita banca del cine (tal es el caso de Dory en Buscando a Nemo, una excelente película), seguido por un tratado muy carente de los personajes, teniendo robots por mayor para poder llenar la pantalla de hojalata, deparando pocas escenas logradas, y faltante de un impacto provocado por el mensaje, pues debo de aceptar que el mensaje es muy bueno, un poco trillado, pero bueno, el problema es que no lo pudieron comunicar con el énfasis necesario que debe tener este tipo de películas dirigidas hacia los infantes, y es que desgraciadamente no puede ser comparado con algún trabajo de Disney o Pixar, pues aunque Century Fox se esforzó, creo que les falta mucho para poder hacer competencia con las magistrales producciones de animación “Disney and Pixar”.

Lo que no se puede negar es que película para infantes, es película para infantes, la cual tiene un buen mensaje, depende si los chiquitines ven más allá de un robot bailando una canción de Britney Spiers, pero bueno, yo sostengo que la inocencia es felicidad.

Lucio Ávila

Fichas en AlohaCriticón

Carlos Saldanha
Robin Williams
Ewan McGregor
Halle Berry
Stanley Tucci
Dianne Wiest
Paul Giamatti
Jim Broadbent
Greg Kinnear
Amanda Bynes