• Por AlohaCriticón

Crítica

El excelente sello Sundazed nos permite con asiduidad descubrir o revivir con gozo pretéritas grabaciones efectuadas en la mejor etapa de la historia del pop, los años 60. Gracias a “Sometimes Happy Times”, los melómanos ávidos de delicados sonidos sunshine pop podrán embelesarse con el talento vocal y compositivo de Dotti Holmberg, cantante que había acompañado al legendario Curt Boettcher en The Goldebriars, seminal conjunto folk-pop.

En este recopilatorio, con grabaciones realizadas entre los años 1966 y 1970, tanto podemos disfrutar con sofisticadas piezas sunshine pop producidas y escritas por la propia Dotti con ayuda del mismísimo Boettcher o de otros participantes prominentes en Sagittarius o Millennium, como Sandy Salisbury, Lee Mallory o Keith Olsen, ex miembro de Music Machine y cuñado de Dotti, como también paladear las desnudas demos, de cimiento folk-pop, en donde su voz comulga a la perfección con los sonidos acústicos para configurar tiernas melodías, en donde se dan la mano la beldad, la evocación y la dulzura.

Los cortes grabados en estudio, como “I Sing My Song”, estupenda canción escrita por Dana Adams y Michele O’Malley (miembro de Ballroom), o “Foolish Times”, tema escrito y producido por Curt Boettcher, muestran como la angelical y etérea vocalidad de Holmberg, los celestiales juegos vocales y la creación de melodías encantadoras, engrandecidas por arreglos exquisitos, sirven para edificar sonidos que emulan cálidas brisas estivales y derroches de refinamiento gracias a un trabajo de producción que hacen irradiar luz al tema sin sobreponerse al armazón esencial de la escritura.

Dotti se revela como una escritora de canciones muy apreciable, con tendencia a sonidos melancólicos y afectivos, hallados en piezas como “And We’re One”, tema con letra de Dotti y música de Sandy Salisbury, la maravillosa “Let Your Know”, “To Touch Upon The Light”, “The Bird (Didn’t Lie)”, canción que cuenta con un atractivo acompañamiento vocal de Randy García, o “The Essence”, deliciosos temas con combinaciones de voces embelesadoras, mimosos tratamientos instrumentales, retazos de bossa nova y un exquisito y deliberado aura de candidez y belleza.

En las demos, generalmente baladas de cariz más folk-pop y aura flower power en las cuales Holmberg aparece acompañada simplemente por una guitarra acústica y en ocasiones una pandereta, apreciamos su sensibilidad y la habilidad para la construcción melódica, como en la cariñosa “Love Is”, la preciosa “Magic Carpet Ride”, co-escrita y cantada a dúo con Randy Swickard, o la canción que da título al recopilatorio, “Sometimes Happy Times”. Incluso se atreve con el blues en “Baby’s Blues”, que bien podría interpretar el primer Elvis Presley.

También en el recopilatorio Dotti recupera un tema de los Goldebriars, escrito por Boettcher junto a Bobb Goldsteinn, mánager de la formación, “Sea Of Tears”, al que despojan del cariz folk de su versión original para hacerlo sonar con un semblante mucho más sunshine pop.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:4    Promedio:4.5/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar