• Por Antonio Méndez

sparks-album-debut-1971-reviewCrítica

A finales de los años 60 los hermanos Mael, Ron y Russell, más gustosos de la música británica que la de su país, crearon en la ciudad californiana de Los Angeles el grupo Halfnelson, un conjunto con influencias art rock, progresivas, psicodélicas, glam, music-hall… y textos que iban del humor al cripticismo pasando por el surrealismo.

Su debut, grabado cuando todavía se hacían llamar Halfnelson, fue este disco del año 1971 que se reeditó de nuevo con el nombre definitivo de Sparks.
Junto a los hermanos Mael, estaban el guitarrista Earle Mankey, el bajista James Mankey y Harley Feinstein a la batería.




Ron, principal compositor del álbum y conocido por su característico bigote a lo Chaplin/Hitler (en la edición de Halfnelson todavía no lo lucía), se ocupó de los teclados, y su hermano Russell, en la portada de marinerito, de cantar. Ambos habían estudiado cine y arte.
Nada más y nada menos que Todd Rundgren, exlíder de Nazz, se ocupó de la producción en Bearsville Records.

El disco es muy interesante en la complejidad de sus arreglos, un aspecto ya apreciado en la apertura “Wonder Girl”, canción con centro en una chica maravillosa, buena para su padre, buena para sus amigos, para todos.
Me hace sentir un chico maravilloso.
Russell muestra sus variados registros, empleando en ocasiones en el falsete.
El corte, escrito por Ron, es un tempo lento art rock con la teatralidad propia del grupo.
No es lo mejor del álbum, se hace redundante en el texto y en su ritmo de ligero boogie.




sparks-foto-banda-los-angeles-70sRon también es el autor de “Fa La Fa Lee”, una pieza rítmica sobre una relación de incesto entre el cantante/narrador y su hermana.
… cualquier cosa entre nosotros es delito…
Ella solo piensa en mis partes de mayor altura.
Eufonía alegre, juguetones teclados, variantes rítmicas, pegadiza melodía.
Anticipo del pop nueva ola de finales de década.
No está nada mal.

Russell compuso “Roger”, un corte con piano y guitarra acústica.
… estoy buscando un equilibrio sensato entre la riqueza que quiero alcanzar y la que quieren los demás…
Eso es darle a la neurona.
Preguntémosle a Roger… y a Sue.
Desarrollo atmosférico de pop progresivo. Entre el folk, la canción infantil y el art rock, con cambios de tempo, estrambótica percusión, texto extraño…

De Ron es también “High C”, fenomenal canción con concepto suite a lo Queen en el que se habla a una diva operística en declive.
… desde que dejaste la ópera solo frunces el ceño…
Ya no cantarás en Viena.
Ahora vas de humilde.
Estupenda melodía con variantes prog-rock y grandes arreglos vocales e instrumentales, con un tramo destacado en la batería de Harley Feinstein.




Otra gran canción de este debut es la balada “Fletcher Honorama”, también escrita por Ron Mael.
Se inicia con un órgano repetitivo de Ron (que también utiliza el piano), con Russell en lo que parece voz doblada interpretando con sensibilidad en tono melancólico.
A destacar el puente y el tramo final que eleva el ritmo con juegos vocales a lo Beach Boys con trazos psico-lounge.
Fenomenal trabajo de los Mael y de Todd Rundgren en esta pieza que parece querer complacer los últimos deseos de un moribundo…
Pórtate bien con él ahora.

“Simple Ballet” es una canción co-escrita por Russell y Ron.
… en la ciudad, en el campo…
Por todo el mundo nos unimos, nos quitamos los zapatos y a bailar una danza sencilla.
Es un tanto monótona, pero siempre con arreglos de mérito.
Balada orquestal vals, como escuchar una caja de música.

También “Slowboat” está firmada por Russell/Ron.
Una barca que me lleve lejos, te esperaré, algún día nos encontraremos de nuevo. Barca, naveguemos lejos, otro día empieza.
Melódica, escapismo con esperanza romántica, es un pop más directo, optimista, con uso de armonías vocales y estribillo himno.
A destacar la equilibrada sinergia instrumental, con un buen solo guitarrero de Earle Mankey.

Precisamente Mankey es el autor de “Biology 2”, la peor canción del disco.
Cantada por el propio Earle Mankey, es un pesado corte art rock experimental, tipo Frank Zappa, en donde se habla de genética.




Russell es el autor de “Saccharin And The War”, corte de letra imposible pero notable en su melodía y arreglos, cabiendo incluso un muñeco de goma.
Mezclan con talento el glam con el art rock y el folk rock.
Impredecibles.

Ron y Russell, amantes también de las big bands, homenajean a las mismas en… “Big Bands”, un corte con toques de pop barroco y la particularidad de sus textos surreales, aquí con un buen señor intentando ligar.
Progresa como una ópera rock tipo Queen.
Sígueme, chica, sígueme a casa, mi colección de discos de big bang es fantástica.

Termina el LP con una composición co-escrita entre Ron y el bajista Jim Mankey, “(No More) Mr. Nice Guys”.
Buen cierre. Guitarreo garajero, bases hard rock. Intensidad.
Actitud.

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:3    Promedio:4.3/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar