• Por Antonio Méndez

Primer disco de los Raconteurs, proyecto de Jack White, el miembro de los White Stripes, y Brendan Benson, quienes lideran este combo de incisión 60’s y 70’s que emulsiona con influencia de los Who, los Led Zeppelin, los Yardbirds o los Beatles, el enérgico garaje-blues-rock del primero con el melódico (y no menos enérgico) power-pop del segundo.

Esta amalgama se aprecia a la perfección en el single “Steady, As She Goes”, pieza con minimalista riff de cruda y distorsionada guitarra a lo Dave Davies (Kinks) o Larry Parypa (The Sonics) tras unos retazos blues, una poderosa sección rítmica en la fibrosa interacción entre bajo y batería, teclado “beatleiano” y estribillo pop con una atractiva combinación vocal entre Jack y Brendan.

El álbum, corto pero disfrutable, prosigue con “Hands”, corte con guitarras a lo Who que parece remedar el “Something In The Air” de los Thunderclap Newman de John Keene (colaborador de Pete Townshend). En esencia se trata de un fenomenal corte power-pop que toma también la psicodelia lennoniana de los Beatles y esas voces de la etapa “Revolver” de los de Liverpool.

“Broken Boy Soldiers” parece comenzar tipo himno glam-rock a lo Slade o a lo Gary Glitter con un desarrollo hard-rock y psico-blues que, con opulencia en los ritmos, vincula a White con una de sus máximas ascendencias sonoras, Led Zeppelin, y, yendo más atrás, a los Yardbirds.

Sonidos de guitarra acústica dan comienzo a “Intimate Secretary”, pieza casi mantra con deuda a las tendencias folk psicodélicas de la banda de Jimmy Page y Robert Plant que vigoriza su tempo con un explosivo riff hard-rock y sonidos de sintetizador perfectamente empleados.

the-raconteurs-foto-criticaEl hard-rock blues y y psicodélico de los Led Zeppelin también son mimetizados en “Level”, atmosférico medio tiempo de original textura guitarrera que parece gotear lluvia lisérgica, lisergia que con ecos glam-rock de T. Rex (y también de prog-rock) se encuentra también en la sinuosa “Store Bought Bones” con un pegadizo, intenso y sensual sentido del ritmo.

Otra piezas de este “Broken Boy Soldiers” es “Together”, calmo lugar para escuchar a Brendan en plan Paul McCartney en contraste en armonías con la voz negra y blues de Jack White en una simbiosis que parece mixturar al Stevie Wonder de los 70 con Macca, quien podría firmar también el animoso y acústico “Yellow Sun”, luminosa pieza folk-pop con sonidos del Fender Rhodes.

“Call It A Day”, tema lento, casi en plan canción de cuna, con uso de armonías vocales; y “Blue Veins”, magnífico psico-blues pausado con sonidos grabados al revés, ponen punto y final a un disco si no perfecto sí muy escuchable.

Ir a la biografía AlohaCriticón de The Raconteurs

Puntuación

AlohaCriticón:
Usuarios:
[Total:14    Promedio:3.7/5]

Tú también puedes votar. Desliza el ratón por las estrellas verdes para dejar tu puntuación

Te puede interesar